Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Pedro 2:11 - Biblia al día 1989

1 Pedro 2:11

Queridos hermanos, os ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo, que os apartéis de los deseos pecaminosos que combaten contra la vida.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Reina Valera 1960

Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Traducción en Lenguaje Actual

Amados hermanos en Cristo, les hablo como si ustedes fueran extranjeros y estuvieran de paso por este mundo. No hagan nada que obedezca a sus malos deseos, pues esos deseos los llevarán a la perdición.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Nueva Version Internacional

Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo, que se aparten de los deseos pecaminosos* que combaten contra la vida.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Biblia de las Americas

Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Dios habla hoy

Queridos hermanos, les ruego, como a extranjeros de paso por este mundo, que no den lugar a los deseos humanos que luchan contra el alma.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Nueva Traducción Viviente

Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Palabra de Dios para Todos

Queridos hermanos, ustedes son como extranjeros y forasteros en esta sociedad. Por eso les ruego que luchen para no complacer aquellos deseos humanos que van en contra de su nueva vida.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Biblia de Jerusalén 1998

Queridos, os exhorto a que, como extranjeros y forasteros, os abstengáis de las apetencias carnales que combaten contra el alma.

Ver Capítulo

1 Pedro 2:11 - Kadosh Israelita Mesiánica

Queridos amigos, los aliento a ustedes como expatriados y residentes temporales, ° no se dejen dominar por los deseos de su vieja naturaleza, que siempre están batallando en contra ustedes;

Ver Capítulo