x

Biblia Online

Anuncios


1 Crónicas 29:15 - Biblia al día 1989

1 Crónicas 29:15

Ante ti, somos extranjeros y peregrinos, como lo fueron nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son sólo una sombra sin esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Reina Valera 1960

Porque nosotros, extranjeros y advenedizos somos delante de ti, como todos nuestros padres; y nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Nueva Version Internacional

Ante ti, somos extranjeros y peregrinos, como lo fueron nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son sólo una sombra sin esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Nueva Versión Internacional 1999

Ante ti, somos extranjeros y peregrinos, como lo fueron nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son sólo una sombra sin esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Biblia de las Americas

Porque somos forasteros y peregrinos delante de ti, como lo fueron todos nuestros padres; como una sombra son nuestros días sobre la tierra, y no hay esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Dios habla hoy

Pues ante ti somos como extranjeros que están de paso, igual que lo fueron todos nuestros antepasados, y nuestra vida sobre la tierra es como una sombra, sin ninguna esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque en Tu presencia somos residentes temporales, sólo pasando por aquí, como todos nuestros padres fueron – nuestros días en la tierra son como una sombra, sin esperanza.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - Nueva Traducción Viviente

Estamos aquí sólo por un momento, visitantes y extranjeros en la tierra, al igual que nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son como una sombra pasajera, pasan pronto sin dejar rastro.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:15 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque noſotros eſtrangeros y aduenedizos ſomos delante de ti, como todos nueſtros padres, y nueſtros dias ſon como ſombra ſobre la tierra, y no ay otra eſperança.

Ver Capítulo