x

Biblia Paralela

Anuncios


Juan 14

1. Divinidad y amor de Cristo «No se conturbe vuestro corazón: creed en Dios, y en mí creed.

2. En la casa de mi Padre moradas muchas hay; y, si no, os hubiera yo dicho; pues yo voy a preparar lugar para vosotros;

3. y, cuando me fuere y preparare lugar para vosotros, de nuevo vengo, y os acogeré a mí mismo; para que, en donde estoy yo, también vosotros estéis.

4. Y, adónde me voy, sabéis el camino».

5. Dícele Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo sabemos el camino?»

6. Dícele Jesús: «Yo soy el camino, y la verdad y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.

7. Si me hubiéseis conocido, también a mi Padre, conocierais; desde ahora conocéisle y habéis visto».

8. Dícele Felipe: «Señor, muéstranos al Padre, y bástanos».

9. Dícele Jesús: «Tanto tiempo con vosotros estoy, ¿y no me has conocido, Felipe?» El que ha visto a mí, ha visto al Padre: ¿cómo tú dices: «Muéstranos al Padre?»

10. ¿No crees que yo en el Padre, y el Padre en mí está? Las palabras que yo os digo, de mí mismo no hablo; pero el Padre, en mí permaneciendo, hace las obras de él.

11. Creedme que ¡yo en el Padre y el Padre en mí!; y si no, por las obras mismas, creedme.

12. En verdad, en verdad dígoos, el que cree en mí, las obras que yo hago, también aquél hará, y mayores que éstas hará, porque yo al Padre me voy;

13. y lo que(a) pidiereis en mi nombre, esto haré; para que sea glorificado el Padre en el Hijo.

14. Si algo me pidiereis en mi nombre, yo esto haré.

15. Si me amáis, los mandamientos los míos guardad.

16. Y yo rogaré al Padre, y otro consolador daráos, para que esté con vosotros por el siglo:

17. el Espíritu de la verdad, al que el mundo no puede recibir, porque no le ve ni conoce; vosotros conocéisle, porque con vosotros permanece y en vosotros está.

18. No os dejaré huérfanos: vengo a vosotros.

19. Todavía un poco, y el mundo ya no me ve; pero vosotros me veréis, porque yo vivo, y vosotros viviréis.

20. En aquél día vosotros conoceréis ¡que yo en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros!

21. El que tiene mis mandamientos y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, amado será por mi Padre; y yo amaréle y manifestarémele».

22. Dícele Judas (no el Iscariotes): «Señor, ¿qué es que a nosotros has de manifestarte, y que no al mundo?»

23. Respondió Jesús y díjole: «Si alguno me ama, mi palabra guardará, y mi Padre amarále; y a él vendremos y morada con él haremos.

24. El que no me ama, mis palabras no guarda; y la palabra que oís, no es mía, sino del que me ha enviado: del Padre.

25. Esto os he hablado, con vosotros permaneciendo;

26. pero el Consolador, el Espíritu, el santo, que enviará el Padre en mi nombre, aquél os enseñará todo y recordaráos todo lo que os he dicho.

27. Yo paz dejo a vosotros; paz, la mía, os doy; no, según el mundo da, yo os doy. No se conturbe vuestro corazón, ni se acobarde.

28. Habéis oído que yo os dije: «Vóime, y vengo a vosotros. Si me amaseis, os gozarais, porque me voy al Padre; porque el Padre mayor que yo es.

29. Y ahora, os he dicho antes que suceda, para que cuando sucediere, creáis.

30. Ya no muchas cosas hablaré con vosotros; pues viene el del mundo príncipe; y en mí no tiene nada;

31. empero, para que conozca el mundo que amo al Padre, y, según mandamiento me ha dado el Padre, así hago: —levantaos, vámonos de aquí.»

×

Juan 14

1. Divinidad y amor de Cristo «No se conturbe vuestro corazón: creed en Dios, y en mí creed.

2. En la casa de mi Padre moradas muchas hay; y, si no, os hubiera yo dicho; pues yo voy a preparar lugar para vosotros;

3. y, cuando me fuere y preparare lugar para vosotros, de nuevo vengo, y os acogeré a mí mismo; para que, en donde estoy yo, también vosotros estéis.

4. Y, adónde me voy, sabéis el camino».

5. Dícele Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo sabemos el camino?»

6. Dícele Jesús: «Yo soy el camino, y la verdad y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.

7. Si me hubiéseis conocido, también a mi Padre, conocierais; desde ahora conocéisle y habéis visto».

8. Dícele Felipe: «Señor, muéstranos al Padre, y bástanos».

9. Dícele Jesús: «Tanto tiempo con vosotros estoy, ¿y no me has conocido, Felipe?» El que ha visto a mí, ha visto al Padre: ¿cómo tú dices: «Muéstranos al Padre?»

10. ¿No crees que yo en el Padre, y el Padre en mí está? Las palabras que yo os digo, de mí mismo no hablo; pero el Padre, en mí permaneciendo, hace las obras de él.

11. Creedme que ¡yo en el Padre y el Padre en mí!; y si no, por las obras mismas, creedme.

12. En verdad, en verdad dígoos, el que cree en mí, las obras que yo hago, también aquél hará, y mayores que éstas hará, porque yo al Padre me voy;

13. y lo que(a) pidiereis en mi nombre, esto haré; para que sea glorificado el Padre en el Hijo.

14. Si algo me pidiereis en mi nombre, yo esto haré.

15. Si me amáis, los mandamientos los míos guardad.

16. Y yo rogaré al Padre, y otro consolador daráos, para que esté con vosotros por el siglo:

17. el Espíritu de la verdad, al que el mundo no puede recibir, porque no le ve ni conoce; vosotros conocéisle, porque con vosotros permanece y en vosotros está.

18. No os dejaré huérfanos: vengo a vosotros.

19. Todavía un poco, y el mundo ya no me ve; pero vosotros me veréis, porque yo vivo, y vosotros viviréis.

20. En aquél día vosotros conoceréis ¡que yo en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros!

21. El que tiene mis mandamientos y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, amado será por mi Padre; y yo amaréle y manifestarémele».

22. Dícele Judas (no el Iscariotes): «Señor, ¿qué es que a nosotros has de manifestarte, y que no al mundo?»

23. Respondió Jesús y díjole: «Si alguno me ama, mi palabra guardará, y mi Padre amarále; y a él vendremos y morada con él haremos.

24. El que no me ama, mis palabras no guarda; y la palabra que oís, no es mía, sino del que me ha enviado: del Padre.

25. Esto os he hablado, con vosotros permaneciendo;

26. pero el Consolador, el Espíritu, el santo, que enviará el Padre en mi nombre, aquél os enseñará todo y recordaráos todo lo que os he dicho.

27. Yo paz dejo a vosotros; paz, la mía, os doy; no, según el mundo da, yo os doy. No se conturbe vuestro corazón, ni se acobarde.

28. Habéis oído que yo os dije: «Vóime, y vengo a vosotros. Si me amaseis, os gozarais, porque me voy al Padre; porque el Padre mayor que yo es.

29. Y ahora, os he dicho antes que suceda, para que cuando sucediere, creáis.

30. Ya no muchas cosas hablaré con vosotros; pues viene el del mundo príncipe; y en mí no tiene nada;

31. empero, para que conozca el mundo que amo al Padre, y, según mandamiento me ha dado el Padre, así hago: —levantaos, vámonos de aquí.»


Jünemann Septuaginta en español

P. Guillermo Jünemann 1928©

Jünemann Septuaginta en español

P. Guillermo Jünemann 1928©



Anuncios