¿De dónde viene el CARNAVAL?, ¡la respuesta te sorprenderá!

Cuidémonos de no participar en “festividades” que no nos edifican o convienen; nuestro deber es agradar a Dios en todo lo que hacemos.

Al no conocer la procedencia de esta actividad, lo veremos como algo inofensivo, pero no debemos ignorar el significado espiritual y mucho menos las maquinaciones de Satanás. ¡No te dejes engañar!

Y si aún deseas participar, pregúntate: ¿En que me edifica esto?, ¿Afecta mi vida espiritual?, ¿Esto le agrada a Dios?…

Deja tus comentarios sobre este Vídeo
Artículos Relacionados