Sobreviviente de accidente aéreo Carlos Arteaga “Resguardado por Dios en la Selva” impacta a miles con su testimonio

1510
testimonio-de-carlos-arteaga
Sobreviviente de accidente aéreo Carlos Arteaga “Resguardado por Dios en la Selva” impacta a miles con su testimonio

El 12 de octubre de 1999, Arteaga estaba a bordo de un vuelo que partía de Ayacucho a Manapiare, ambas ciudades en Venezuela. La avioneta,  se estrelló cinco minutos antes de terminar el corto viaje de 45 minutos. La nave cayó en la densa jungla del Amazonas, matando al instante a 5 de los 8 pasajeros a bordo. Arteaga señaló que él y los otros dos sobrevivientes, una niña y un joven, ambos cristianos,  también  sobrevivientes los cuales no  sufrieron heridas graves.

Sufrió una grave herida en la parte superior de su cabeza y cortaduras en los brazos y las manos. Otra fuerte herida en la parte baja de su pierna derecha, ya sus heridas estaban putrefactas y con muchos gusanos , rodeado de cadáveres en descomposición.

 Arteaga dice que Dios puso un arco iris cerca de donde cayó el avión, lo que él piensa que milagrosamente previno el hedor de los cinco cadáveres, también envió ángeles para que lo protegieran de animales salvajes y espíritus demoníacos y le suplió alimentos.

Pasados diez días desde el accidente, un grupo de rescate de nueve personas lo encontró. “Cuando ellos llegaron, vieron el arco iris, uno de los ángeles y muchos buitres en la cima de los árboles”, Después que el grupo lo cargó en una camilla, los buitres bajaron para alimentarse de los cadáveres. “El grupo testificó que Dios me salvó de manera sobrenatural”, señaló él. “Les dije que el ángel de Jehová estaba a mi alrededor.”

Al día siguiente, Arteaga fue llevado al hospital donde le hicieron nueve cirugías y pasó nueve meses recuperándose. Recibió una prótesis para reemplazar la pierna derecha que perdió y los doctores le implantaron una placa de metal en la cabeza y tornillos en los brazos. “Doce de los mejores doctores en Venezuela vinieron a verme al hospital y me dijeron que tenían 12 razones por las cuales yo no debía estar con vida”, Arteaga manifestó. “Me dijeron que era imposible que estuviera rodeado de cinco cadáveres y aún así sobreviviera. Les dije que en el Salmo 91:3, dice: ‘Él te librará del lazo cazador, y de la peste destructora’.”

Para cumplir con el pacto que hizo con Dios desde el accidente, Arteaga renunció a su carrera como instalador de torres de televisión y radio para convertirse en una evangelista a tiempo completo.

Deja tus comentarios