Las estacas que no dejan alcanzar los sueños…

2563
Print Friendly

Rerflexiones Cristianas

Bibliatodo Reflexiones - Suelta Las Estacas
Suelta Las Estacas

“Si hiciéramos todo lo que somos capaces de hacer, quedaríamos realmente sorprendidos”. Thomas A. Edison

Recientemente estuve en una empresa prestigiosa donde compartí acercadel cambio, entendiendo los tiempos que vivimos para poder ser mas efectivos en nuestros negocios. Igual es un tema que se puede adaptarse a la vida ya que si no entiendes el cambio tu tendencia será quedarte atrás. El cambio es una constante  y lo único que no cambiará es la Palabra de Dios, en ella encontramos principios para vivir en cualquier época o cultura. Lo que debo buscar es como adaptar los principios a los tiempos que vivimos.

Los cambios se están dando constantemente y si yo quiero crecer, si yo quiero vivir debo estar dispuesto a cambiar. ¿Qué cosas debo cambiar? Muchas personas están enfrentando problemas en su matrimonio, en sus finanzas, en sus empleos, en su carrera  y no saben como hacer, a mi manera de ver ellos están teniendo estacas que no les permiten avanzar. Las estacas pueden ser barreras mentales con las cuales crecemos.

¿Cuáles estacas te mantienen en el suelo que no te permiten ir tras tus sueños?

Eso me recuerda el cuento de “El elefante” de Jorge Bucay, probablemente ya lo conozcas, y sin embargo puede ser que no has logrado aplicarlo a tu vida, es bueno leerlo y reflexionarlo. Para los que no lo han leído se los dejo aquí:

“Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante, que, como mas tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba sus patas

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.


El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba el la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…


Ese elefante se parece a muchos de nosotros que creamos estacas mentales: “yo no puedo”, “yo no sirvo para eso”, “yo nunca lo lograré”, “nadie lo ha hecho”, “siempre lo hemos hecho así” y podemos llegar a realizar una lista larga de estacas o barreras mentales que no nos permiten ir más allá. Son muchos hoy los que se sienten encadenados a relaciones disfuncionales, a trabajos o empleos que no les gustan, a adicciones que no pueden controlar, a malos hábitos que esclavizan y esto genera  insatisfacción, frustración, ira, enojo, tristeza, miedo, entre otras emociones y estado de animo.

Todo esto que se produce en el ser se debe al desconocimiento de su propósito en la vida. Cuando desconoces tu propósito, tu vida pierde significado. Leí una frase en estos días y me gustó mucho: “El propósito te mantiene motivado, con energía, listo y enfocado”.

Cuando descubres tu propósito te darás cuenta que eres capaz de hacer muchas cosas que pensabas que no podías hacerla. Cuando descubres tu propósito puedes fluir libremente en los dones y en los talentos que Dios te dio. Cuando descubres tu propósito puedes cambiar y vivir la vida a la cuál Dios te ha llamado.

“Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.” Juan 8:36 (NVI)

Dios te ha llamado a vivir en libertad. Hoy es un buen día para cambiar, para soltar las estacas y comenzar a vivir, a soñar, a sentir tu corazón volar. Busca tu propósito en la vida, descubre tus dones y talentos, tú no eres un elefante, tú eres imagen y semejanza de Dios. Tú eres un ganador o ganadora!

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión