Pequeñeces

Reflexiones ->  Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar en un tren. Quería contemplar, devorar cada paisaje con los ojos y disfrutar todo cuanto pudiera en los kilómetros que iría a recorrer.

“si hubiese sabido que llegaríamos tan pronto no habría perdido tiempo en pequeñeces”
“Si hubiese sabido que llegaríamos tan pronto no habría perdido tiempo en pequeñeces”

Entró muy decida en el vagón de pasajeros y cuando el tren partió, comenzó a acomodar los paquetes y cestas que traía, trató de arreglar confortablemente su asiento y acomodar las cortinas, y colocarse en situación cómoda pero de repente, cuando ya estaba lista para comenzar la contemplación del paisaje, el conductor vociferó el nombre de la estación a la cual iban, ¡habían llegado!.

“Que pena”, dijo ella, “si hubiese sabido que llegaríamos tan pronto no habría perdido tiempo en pequeñeces”.

No perdamos el enfoque real en nuestra vida. Las pequeñeces muchas veces nos desvían y distraen del verdadero paisaje, de las cosas grandes que Dios tiene para nosotros. Démosle a Él, el lugar que merece, el primer lugar!

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” Efesios 5:15,16

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33

pequeñeces
Pequeñeces
Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados