La Iglesia Y El Sexo

592
Print Friendly

Cuando escribimos sobre la adicción sexual, me pregunto cuanta gente es indiferente a lo que decimos porque somos cristianos.

 Reflexiones Cristianas - La Iglesia Y El Sexo
La Iglesia Y El Sexo la Realidad

Tal vez, si ellos no están de acuerdo con los cristianos en ciertos temas, o tal vez porque han tenido malas experiencias con los cristianos o la iglesia, es que ellos ven lo que escribimos como simple basura religiosa. Ellos dicen, “Soy libre de la antigüedad religiosa y tengo la habilidad de actuar sexualmente como yo quiero sin repercusión alguna”.

De aquellos que han sido entrevistados en Estados Unidos, alrededor del 50% de los hombres y 20% de las mujeres son clínicamente considerados como adictos sexuales. Es importante señalar que estos porcentajes no son bajo el estándar “cristiano” o de la “iglesia”, sino bajo el estándar clínico. La mayoría de los adictos sexuales tienes dependencias dobles, y de aquellos entrevistados 42% de ellos tienen dependencias químicas (incluyendo alcohol), 38% desordenes alimenticios, 28% trabajo compulsivo, 26% gastos compulsivos y 5% apuestas compulsivas.* Nuestras sociedades adictivas no están convirtiendo en seres mas tolerantes de estos comportamientos, por lo tanto, también es menos probable que los reconozcamos por lo realmente son.

Mucha gente piensa, “Bueno, mi problema es simplemente la porno y no es la gran cosa”. Aunque mucha gente debate sobre los efectos negativos de la pornografía, hay una estadística que es abrumadora en cuanto al uso de la pornografía. De los adictos sexuales entrevistados, 90% dicen que la pornografía es significativa en su adicción.

Por favor, escúchame bien. Si tu comportamiento sexual ha afectado negativamente cualquiera de tus relaciones, tus finanzas o tu trabajo, entonces estas experimentando efectos NO religiosos de la adicción sexual.

Puede que te sientas libre como un pájaro de las obligaciones de la iglesia, pero estás volando directamente hacia la trampa de la muerte.

Fuente Renuevo de Plenitud

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión