¿Qué dice la Biblia sobre la eutanasia?

La «eutanasia», se define como el hecho de causar de forma intencional la muerte de una persona que posee una enfermedad incurable y dolorosa, con el fin de evitar que sufra.

que-dice-la-biblia-sobre-la-eutanasia
que dice la biblia sobre la eutanasia

Sin embargo, existe mucha controversia en cuanto a esta definición, ya que para muchos se trata de una «muerte digna», mientras que otros lo consideran un «suicidio asistido». Donde el dolor y el sufrimiento producido por la enfermedad, llevan a la persona a tomar esta terrible decisión.

En la mayoría de los casos, los pacientes son los que hacen la solicitud del tratamiento mortal. Sin embargo, existen casos donde son los familiares quienes piden el suministro del tratamiento, como lo es en el caso de aquellos pacientes en estado vegetativo, demencia senil y alzheimer.

Actualmente, la eutanasia solo es legal en 5 países, que son: Países bajos, Canadá, Bélgica, Colombia y Luxemburgo.

Pero se están haciendo esfuerzos, para la legalización del tratamiento en otros países y la inclusión de otros aspectos importantes en el alcance del mismo.

¿Pero qué dice la palabra de Dios acerca de la eutanasia?

Aunque la Biblia no menciona directamente este acto, si muestra un mandamiento que es primordial para un creyente, «no matarás» Éxodo 20:13. Es decir, que tanto el que da su consentimiento, como el que realiza el acto mismo de acortar una vida, se constituye homicida, (Levítico 24:17).

Además la palabra enseña lo valiosa que es la vida del ser humano para el Señor, tanto así, que Él mismo le formó y soplo aliento de vida sobre el.

«Dios mío, tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo», Salmos 139:13.

Es decir que aunque la muerte es inevitable para todos los seres humanos, solo Dios puede decidir el tiempo de una vida.

Porque nada de lo que el hombre tiene, le pertenece, ni aún la vida, como lo dice en Salmos 24:1.

Es por eso que los que practican este acto a nivel médico, aunque lo hagan de manera legal, están violando un principio muy importante en la Biblia (1 Samuel 2 :6).

Aunque nadie puede ponerse en el lugar del que padece día a día con una enfermedad terminal; sólo el que la padece sabe el dolor que representa vivir con una condición de esta magnitud. 01Sin embargo, Dios conoce la situación y siente ese mismo dolor, Él es el refugio para el afligido.

«Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre», salmos 73:26.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados