¿Puede un demonio habitar dentro de un cristiano?

¿Puede un demonio habitar dentro de un cristiano?
¿Puede un demonio habitar dentro de un cristiano?

Aunque la Biblia no dice explícitamente si un cristiano puede ser tomado por un demonio, hay eventos bíblicas relacionadas al tema que dejan suficientemente claro que los cristianos no pueden ser poseídos por demonios. Hay una clara diferencia entre ser poseído por un demonio y ser oprimido o influenciado por un demonio.

La posesión demoníaca involucra un demonio que tiene el control directo y completo sobre los pensamientos  o acciones de una persona (Mateo 17:14-18, Lucas 4:33-35; 8:27-33). La opresión (o influencia) demoníaca implica un demonio o varios demonios atacando espiritualmente a una persona y incentivándole a él / ella hacia un comportamiento pecaminoso.

Tenga en cuenta que en todos los pasajes del Nuevo Testamento que tratan la guerra espiritual, no hay instrucciones para echar un demonio de un creyente (Efesios 6:10-18). A los creyentes se les manda a que resistan al diablo (Santiago 4:71 Pedro 5:8-9), no a echarlo fuera.

Los cristianos son habitados por el Espíritu Santo (Romanos 8:9-111 Corintios 3:166:19). Sin duda, el Espíritu Santo no permitiría un demonio poseer la misma persona que Él habita. Es impensable que Dios permita que uno de sus hijos, a quien compró con la sangre de Cristo (1 Pedro 1:18-19) y que se convierte en una nueva creación (2 Corintios 5:17), sea poseído y controlado por un demonio. Sí, como creyentes, podemos hacer guerra con Satanás y sus demonios, pero no desde dentro de nosotros mismos.

El apóstol Juan declara: «Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo» (1 Juan 4:4). ¿Quién es el que está en nosotros? El Espíritu Santo. ¿Quién es el que está en el mundo? Satanás y sus demonios. Por lo tanto, el creyente ha vencido al mundo de los demonios, y el caso de la posesión demoníaca de un creyente no puede ser sustentado bíblicamente.

En conclusión, aunque la Escritura no responde esta pregunta explícitamente, podemos asegurar, por la evidencia revelada, que un verdadero cristiano no puede ser poseído por los demonios, aunque sí puede ser tentado y atacado por los mismos, siempre bajo el permiso de Dios. Es incompatible que un cristiano esté habitado por el Espíritu Santo y a la vez esté habitado por Satanás. Ahora bien, debido a que sí seremos atacados, la Escritura claramente revela la forma de lidiar con con dichos ataques: resistir con firmeza (Efesios 6:10-18).

Excelente explicación en este video:

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados