¿Por qué hay tantas denominaciones Cristianas?

308
Print Friendly
Bibliatodo Reflexiones - Cuantas denominaciones hay
¿Por qué hay tantas denominaciones Cristianas?

Existen muchas diferentes iglesias que se llaman Cristianas Protestantes. Estas divisiones dentro del Cristianismo Protestante se le conocen como “denominaciones,” y tal vez hayas escuchado de algunas, como “Pentecostal,” “Evangelista,” “Bautista,” “Adventista,” etc.

Pero, ¿de dónde salen las denominaciones Protestantes? ¿Por qué hay tantas? ¿Hay alguna que se equivoque?

Tres Tipos de Doctrina

Lo primero que es importante entender son las tres esferas de doctrinas que existen en el Cristianismo. En orden de importancia, ellas son:

  1. Doctrina Esencial
  2. Doctrina Secundaria
  3. Doctrina Terciaria

Doctrina Esencial

La Doctrina Esencial es la más importante. La Doctrina esencial contiene las creencias básicas, esenciales y necesarias para poder ser Cristianos. Una religión NO es Cristiana si carece o distorsiona algún aspecto de esta Doctrina Esencial.

¿Qué incluye la Doctrina Esencial?

  • Trinidad (Dios es Trino o Tri-Uno)
  • Deidad de Cristo
  • Su encarnación
  • Expiación vicaria (perdón de pecados a través de la muerte de Jesucristo)
  • Salvación por gracia, a través de la fe
  • Resurrección corporal de Cristo
  • Autoridad de las Escrituras

Si una religión tiene algunos elementos de esta Doctrina Esencial y otros no, se le conoce como una secta del Cristianismo. Los Testigos de Jehová, por ejemplo, rechazan ciertos aspectos de la divinidad de Jesús. Esto hace que sean una secta del Cristianismo y no una iglesia Cristiana en sí.

Es necesario recalcar que creer en la Doctrina Esencial es lo que nos hace hermanos en Cristo. Es por esto que podemos ser unos y tener unidad, a pesar de las diferencias que puedan haber entre las denominaciones. Es aquí que tenemos que mirar para encontrar lo que nos une y nos hace iguales ante los ojos de Dios. Es aquí que necesitamos poner énfasis.

Doctrina Secundaria

La Doctrina Secundaria son aquellas creencias y dogmas que se practican el las iglesias que no pueden convivir bajo un mismo techo. Es aquí que la iglesia se “divide” en denominaciones, como los Evangélicos, los Bautistas, los Pentecostales, etc.

¿A qué nos referimos con creencias que no pueden “vivir bajo un techo”?

Hay iglesias que piensan que las mujeres no deben ser pastores y hay otras que sí. En esta esfera doctrinal también se encuentra el famoso debate de “predestinación vs. libre albedrío.” Hay iglesias que entienden que hay que guardar el sábado y otras no. Así sucesivamente. Obviamente, no puede haber mentalidades opuestas sobre temas como éstos dentro de la misma iglesia, por lo cual se sub-dividen en denominaciones. Es por esta razón que surgen, por discrepancias sobre la expresión del texto Bíblico.

Vale la pena resaltar que, aunque estas diferencias son importantes para los que practican tal o cual, no son divisoras de la fe que tenemos en Jesucristo. Por lo menos, no lo deben ser. Nuestra salvación es lo que nos une y ésta depende de confesar con nuestra boca que Jesús es el Señor y creer en nuestro corazón que Dios lo levantó de los muertos (Romanos 10:9-10). Esto es Doctrina Esencial, no secundaria.

Somos hermanos en Cristo, no porque estemos – literalmente – bajo un mismo techo, sino porque creemos en las mismas cosas sobre el mismo Dios (Doctrina Esencial), independientemente de cómo las creamos o expresemos (Doctrina Secundaria).

Doctrina Terciaria

La Doctrina Terciaria son aquellas creencias y dogmas que se practican el las iglesias que sípueden convivir bajo un mismo techo.

Por ejemplo, cosas sobre qué vestimenta es apropiada; si el Rapto es “antes, durante o después” de la Gran Tribulación (o que sólo habrá “segunda venida” y no “rapto”); si hablar en lenguas es confirmación de la recepción del Espíritu Santo o no; si la Creación fue en 6 días de 24 horas o no, diferentes ideas sobre guerra espiritual y muchas otras cosas semejantes. Nota que éstas son ideologías que fueron hechas no porque Dios dijo, sino por convenciones culturales/sociales de cada iglesia o deducciones personales de lo que la Biblia dice.

Lo que atenta en contra de la Unidad

Cabe resaltar el hecho que de muchos errores se cometen confundiendo doctrinas Secundarias y Terciarias con la Doctrina Esencial. Estos errores, por lo general, terminan en personas rechazando la iglesia (o la religión organizada en su totalidad) y atentan en contra de la unidad que Jesús requirió de nosotros los Cristianos (es decir, los que creemos en la Doctrina Esencial) en Juan capítulo 17.

Es importante entender que la unidad no significa ser iguales ni estar de acuerdo en todo. La unidad es poder trabajar juntos hacia una misma meta, a pesar de nuestras diferencias. ¿Cuál es nuestra meta? Conocer a Dios y darlo a conocer – juntos, unidos. Si no, el mundo no creerá que Jesús es el Hijo Dios (Juan 17:21). El Cristianismo no es para llaneros solitarios, es para vivirse en comunidad.

PrensaCristiana.org

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión