¿Por que Cambiamos?

159
Print Friendly
Bibliatodo Reflexiones - Por que Cambiamos
¿Por que Cambiamos?

Lamentaciones 4:1

Siempre me pregunté: Si Dios no cambia, no varía, ni se muda, y su Palabra tampoco, lo dijo Jesús: ” El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Marcos 13:31)

¿Por que cambiamos el evangelio, la Iglesia y las doctrinas?
Las mutaciones que se han generado en el final de este siglo y que se les llama “evolucionar” o “revolucionar los esquemas religiosos” tienen que ver con este fenómeno, todo cambio de la Iglesia o doctrinario, responde a dos opciones: o que

los antiguos estaban equivocados o estamos equivocados ahora.

durante dos mil años de historia de la Iglesia, todos los pastores, misioneros, evangelistas y maestros, estuvieron equivocados en sus conceptos de la Iglesia, o los equivocados son los de las últimas décadas. Si durante siglos, partiendo desde la Iglesia de los Apóstoles y a lo largo de la historia, por ejemplo, no hubo “apóstoles y profetas ordenados” ¿Por que aceptar los que aparecieron en las últimas décadas?, si por siglos la mujer nunca desempeñó un ministerio pastoral, ¿por que aceptarlas hoy?, y así podríamos continuar señalando esas “evoluciones”, muchas de las cuales hasta comprometen los fundamentos, como las doctrinas de la prosperidad, la de los pactos, decretos, confesiones, ataduras de demonios, maldiciones generacionales, y diversas manifestaciones nuevas, atribuidas al Espíritu Santo, cosas importantes que se banalizaron y cosas banales que se agregaron a la liturgia.

Los metales, las piedras preciosas y valiosas, lo son por su inalterabilidad, porque nunca pierden su brillo, su color, el oro es uno de los metales más caros, y lo es por ser inalterable al paso del tiempo, siempre brilla, dura y conserva sus propiedades, muy pocos elementos lo afectan, diamantes o brillantes tienen esa misma característica , por algo en la Biblia, se tipifica al oro con lo divino, con lo celestial, Dios es el mismo y no tiene sombra de variación.
¿Y la Iglesia?…”Para que si tardo, sepas como debes conducirte en la Casa de Dios, que es la IGLESIA del Dios viviente, COLUMNA Y BALUARTE de la verdad” (1 Timoteo 3:15)
¿Que es una columna? Es una pieza dentro de una edificación que sirve de sostén y apoyo, todo puede “tocarse” en la restauración de un edificio, menos los cimientos y las columnas.
¿Que es un baluarte? Obra de fortificación que sobresale en el encuentro de las murallas, amparo, refugio, y defensa, un lugar seguro, confiable, protector.
¿Se imaginan una columna o baluarte, movedizos , inestables, cambiantes, adaptables a los tiempos y costumbres?
Todo cambia, evoluciona, se adapta, las sociedades, los gobiernos, las economías, las costumbres, las modas, las culturas, el hombre, ¿Que confianza tendríamos en una Iglesia mutante?
El oro que se ennegrece no es oro fino, cuando más puro y genuino mas inalterable al paso del tiempo.
La Iglesia no puede ser “manejada” como una institución temporal adaptada a costumbres y tendencias, la Iglesia se edifica con las Escrituras, todo puede innovarse, menos las Escrituras, no se le puede añadir ni quitar, sin sufrir las consecuencias de ello (Apocalipsis 22:18-19)

La Iglesia es eterna, nació en la cruz y su destino es el cielo, el mundo pasará y la Iglesia permanecerá.
Hasta se ha llegado a cercenar el texto sagrado, y los más atrevidos le otorgaron “grados de inspiración y de autoridad”, argumentando que: “esto era para Israel”, “esto era para aquel tiempo” , “esto enseñaba Pablo para aquellos días…” “Dios hace cosas nuevas…” Etc.Etc. Antojadiza y temerariamente “acomodamos” a nuestras ideas la misma palabra de Dios.

Sergio Gebel

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión