La vida real Padres Olvidados…Padrastros Alabados

3428
Print Friendly

Reflexiones Cristianas:

bibliatodo Reflexiones - Padres Olvidados…Padrastros Alabados
Padres Olvidados…Padrastros Alabados

 Me levanté en un hogar sin un padre presente. La verdad es que lo tuve hasta los 8 años de edad, pero él trabajaba fuera de la ciudad de Lunes a Viernes y escasamente lo disfrutaba el sábado y domingo.

Cuando aún tenía yo 7 años de edad se descubrió que papá estaba enamorado de una chica mucho más joven que él.
Recuerdo cuando mis primeros 4 hermanos mayores se reunieron con él para confrontarlo y pedirle que tomará una decisión. Mis dos última hermanas y yo estábamos espiando tras la rendijas de las puertas. No nos imaginábamos lo que sucedería ese día. No hubo discusiones ni maltratos. Sin embargo, Mi padre ante la confrontación decidió salir y formar otro hogar.
Soledad, vacío e inseguridad inundaron mi vida asombrosamente. Creo que quedé como un barco con un capitán Inexperto ( mi madre) y las ganas de sobrevivir.
Mi madre como una mujer de compromiso decidió levantarnos a los últimos tres de ocho hijos y navegar sola. Lo logró hasta llegar a puerto seguro. Pero, yo me quede sin la imagen de un padre y sin la figura de un padrastro.
No, por favor no pregunte que fue lo mejor, porque no lo sé.
A los dieciséis años rendí a mi vida a Cristo y allí mismo comenzó mi pasión por servir a Dios en el ministerio. Comencé luego de graduarme en el Instituto Bíblico sirviendo como pastor a los 23 años.
La mayor satisfacción fue levantar hijos de Dios luego de llevarlos a los pies del Señor. Verlos crecer, caer, volver a levantarse y hoy muchos de ellos sirven a Dios de manera extraordinariamente. Eso no tiene precio.
Luego de casi cincuenta años de ministerio no solo lo he visto en mi y en mi esposa sino en centenares de Siervos dedicados quienes al llegar a la vejez, sienten que sus hijos a quienes ellos amaron con pasión los han olvidado.
Aparecieron unos padrastros más carismáticos que sus padres y le dieron la espalda a quienes lloraron por ellos y sufrieron dolores de parto y se enfocaron en el nuevo padrastro que parece tumbar la gente con solo mover un dedo y allí parecen haber encontrado su mina de oro.
La Biblia prediciendo que esto sucedería lo expresó de esta manera:
“Acuérdense de los líderes que les enseñaron la palabra de Dios. Piensen en todo lo bueno que haya resultado de su vida y sigan el ejemplo de su fe.
Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre. 9 Así que no se dejen cautivar por ideas nuevas y extrañas”.

Hebreos 13:8, 9.
Permítanme tomar algunas palabras claves de este verso:
ACUÉRDENSE: No dejen de reflexionar, pensar, meditar evaluar, balancear, sopesar y llegar a conclusiones:
Hágale llevar una nota, una llamada telefónica, una palabra de ánimo. Una tarjeta, un regalo o una ofrenda por qué no?
Lo recuerdo tan claramente, cuando visite a una de mis pastoras americanas que estaba recluida en un hogar de ancianos y le dije: “Gracias amada por todo lo que invirtió en mi. Soy lo que soy y hago lo que hago por el Señor, por lo que usted y otros invirtieron en me vida.
Sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo: “ Oh Serafín y yo que pensé que había perdido mi tiempo en Venezuela” Ella necesitaba en ese momento que me acordara de ella.

PIENSEN: Ya esto tiene que ver con pensamiento. Hay tres elementos que no se separan y caminan juntos tomados de la mano y son: Cerebro, Mente y Relaciones. De modo que acá dice: Use su cerebro, active su mente y fortalezca las relaciones con quienes se dieron por ustedes. Sí, eran otros tiempos, pero ellos dieron todo lo que tenían por tu felicidad.

SIGAN: Caminen, transiten, evalúen, determinen, hagan un balance, pongan sus pies en lo bueno que hicieron. Ellos no hicieron lo que tú haces pero te sembraron buenas semillas.
Alguien dijo. “Cuando veas mucho más allá que otros líderes, recuerda que lo que ves es porque estás sentado en los hombros de quienes te precedieron. No les des una patada diplomática ni ignores la fe que ellos tuvieron.

JESUCRISTO ES EL MISMO: Y este es el clímax. Lo que ellos hicieron por ti es porque amaron, sirvieron y se entregaron al mismo Jesús a quién tu sirves.
EL EJEMPLO DE SU FE: Tu padre espiritual quizá nunca hizo lo que tú haces. Dios te ha bendecido tal vez en gran manera. Pero, la fe de tu padres es lo que más cuenta. Fue por fe que ellos caminaron en escasez pero con mucha confianza. 

Para ti que eres joven. Que ves que las puertas se te abren más a que tu padre espiritual. NO te olvides que caminas porque alguien te enseñó a caminar.
Los padrastros a veces son buenos, otras veces son fugaces y algunas veces distantes. Quién te vio nacer lleva adentro la esperanza de volverte a ver porque la fibra del alma jamás se va a romper.
No olvides a tus padres espirituales y aprende de tus padrastros. Todos tienen algo que sembrar.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión