¡Padres Ejemplares, Hijos Estables!

4533
Print Friendly

El mejor ejemplo que le podemos dar a nuestros hijos y a aquellos que nos rodean es ser como nuestro Padre Celestial. Es el mejor ejemplo que debemos seguir para que ellos puedan imitarlos.

La siguiente historia puede ser una realidad  en nuestras vidas  si no prestamos atención a lo que realmente estamos dando como ejemplo a nuestros hijos.

Mi hijo nació hace pocos días, pero yo tenía que viajar, tenía tantos compromisos. Mi hijo aprendió a comer cuando menos lo esperaba, comenzó a hablar cuando yo no estaba. Cómo crece mi hijo de rápido. ¡Cómo pasa el tiempo!

Mi hijo a medida que crecía me decía: ¡Papá algún día yo seré como tú! ¿Cuándo regresas a casa papá?  No lo sé, pero cuando regrese jugaremos juntos, ya lo verás.

Mi hijo cumplió diez años hace pocos días y me dijo: ¡Gracias por la pelota papá! ¿Quieres jugar conmigo? hoy no hijo, tengo mucho que hacer . Está bien papá, otro día será, se fue sonriendo. siempre en sus labios las palabras yo quiero ser como tú.

Mi hijo regresó de la universidad el otro día, todo un hombre. Hijo estoy orgulloso de ti, siéntate y hablemos un poco. Hoy no papá, tengo compromisos, por favor préstame el carro para visitar algunos amigos.

Ya me jubilé y mi hijo vive en otro lugar; hoy lo llamé: ¡hola hijo quiero verte!
Me encantaría padre, pero es que no tengo tiempo, tu sabes, mi trabajo, los niños, ¡pero gracias por llamar, fue increíble oír tu voz!

Al colgar el teléfono me di cuenta que mi hijo ERA COMO YO.

Si logramos imitar al Padre Celestial nuestra vida será de ejemplo y a través de ella diremos más que mil palabras.

  • Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo1 Corintios 11:1.
  • Mirad, pues, cómo andéis avisadamente; no como necios, mas como sabios; Efesios 5:15.
  • Les dijo también: Mirad lo que oís: con la medida que medís, os medirán otros, y será añadido á vosotros los que oís. Marcos 4:24.
  • Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios: por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoce a él1 Juan 3:1.

Aquí te dejamos esta canción para que medites en su letra , más que letras debe ser nuestra oración como padres.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión