Ponte los zapatos del hijo del Pastor

4323
Print Friendly
entuszapatos1
Los zapatos del hijo del Pastor

Que mal ejemplo.. ¡Y eso que es el hijo del pastor! ¡Mira como se viste, que vergüenza! ¡Mira como habla, que tristeza! ¡Hoy no vino al servicio, que pecador!

¡Nunca falta al servicio, que santurrón! ¡Tiene influencias, por eso hace todo! ¡Es un junior, por eso no hace nada! ¡Es el consentido, por eso le permiten todo!

¡Es un rebelde, por eso no le permiten nada! ¡Anda desanimado, como siempre! ¡Anda motivado, como nunca!.

Se enfermó porqué seguramente pecó, cayó porque seguro desobedeció.

Algunas de éstas expresiones y muchas más, son el común denominador que tienen que soportar muchos hijos e hijas de pastores día con día.

¿Te has imaginado alguna vez estar en sus zapatos? ¿Tienes idea del peso ministerial que implica para los hijos el arduo trabajo de sus padres? ¿Crees que por ser hijos de pastores tienen que ser perfectos y nunca equivocarse como tú? ¿Te haz acercado alguna vez para brindarles tu apoyo, en lugar de manifestarles tus críticas? ¿Sabías que la gran mayoría de ellos nunca han sentido la comprensión, ni el apoyo de la congregación?

¿Sabías que en muchas ocasiones se han sentido abandonados por sus padres, por atender los asuntos de la iglesia?. Los zapatos del hijo del pastor para muchos no son atractivos ni tampoco de su agrado, pero la próxima vez que los veas, te invito a que te los midas y probablemente te des cuenta, que no cualquiera los puede traer.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión