Tu beneficio o el de otros, ¿Cuál es tu prioridad?

Tu beneficio o el de otros Cual es tu prioridad
Tu beneficio o el de otros Cual es tu prioridad

Mientras que un anciano caminaba por la playa al amanecer, vio que un joven, unos pasos adelante, iba recogiendo de la arena estrellas de mar, que luego arrojaba al mar.

Por último, al llegar hasta el joven, el viejo le preguntó por qué hacía eso. La respuesta fue: Las estrellas de mar extraviadas en la arena morirían si las dejaba allí hasta que el sol calentara la playa.

– Pero hay muchos kilómetros de playa, y hay allí millares de estrellas de mar. ¿Habrá alguna diferencia después de ese esfuerzo tuyo? – Objetó el anciano.

El joven miró la estrella de mar que tenía en ese momento en la mano, la lanzó al mar, y replicó:

Para esta sí habrá diferencia.

Los tiempos actuales, te hacen vivir con rapidez, angustiado, pensando en todo lo que tienes que hacer a lo largo del día, encerrándote en tu pequeño mundo que no te deja ver más allá de las necesidades y deseos, sin poder ver lo que sucede a tu alrededor y sin voluntad de hacerlo. Viviendo sin importar nada, esto te hace más egoístas.

Cuando se tiene orgullo, vanidad, egoísmo, es difícil ponerse en la piel del otro;  siente que te estás rebajando ante la posibilidad de ayuda que se te pueda presentar. Cuando te invaden pensamientos de rechazo tales como: “¿cómo voy yo a prestarle mi servicio si es a mí a quien debería servir?”. Preguntándote: ¿qué saco yo de todo esto? ¿Qué me das a cambio? Muestra la inferioridad moral que tiene, porque puede cerrar toda posibilidad de una buena y sana relación, que albergaría situaciones para ponerte al servicio desinteresado y a su vez, gratificante con los demás. Esta actitud te encierra más en lo material, dejando el espíritu sin opción de manifestarse, dando la posibilidad de ir endureciendo poco a poco el corazón.

Lo importante en esta vida es que va más allá de ganar para ti mismos. Lo verdaderamente importante es ayudar a otros a ganar. Jamás creas que tu esfuerzo o aporte, no son lo suficientemente buenos o grandes para hacer la diferencia, al final por más pequeño que sea, todo lo que hagas sera sumado en tus obras.

No dejemos pasar el día sin mostrarle a otros, el verdadero camino.

Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Juan 14:6

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados