La Ira de Dios y el AMOR de Dios

1101
Print Friendly
amor-de-dios-ira-de-dios
La Ira de Dios y el AMOR de Dios

“Jesús fue pacificador a lo largo de su ministerio terrenal. No se fue por ahí matando a los que se oponían a él. Incluso les dijo a sus discípulos:

“Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen. (Mateo 5:44)

Pero al leer el Antiguo Testamento, Dios ordenó la matanza de naciones enteras. Esos dos enfoques parecen polos opuestos. ¿Cambió Dios de ser más cariñoso y tolerante? “

Buena pregunta.

Por un lado, el Señor mandó a los israelitas: “No matarás”. (Éxodo 20:13) Este mandamiento prohibió cualquier homicidio ilegítimo.

Por otro lado, Dios ordenó a su pueblo: Pero de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida, sino que los destruirás completamente…”. (Deuteronomio 20: 16-18)

Este fue un ejemplo de la matanza legal como un acto de juicio divino de Dios contra el pecado.

No hay duda de que el Señor desató su ira contra los pecados de los cananeos. Al participar en prácticas como el incesto, el adulterio, la homosexualidad y la bestialidad, que va a provocar a su creador.


Aquí hay dos cosas que debemos recordar acerca de Dios. La ira de Dios es mucho mayor que la ira del hombre hacia el pecado, y el amor de Dios es mucho más grande que el amor del hombre para los demás.

¿Cómo respondió Dios a nuestra maldad? Afortunadamente, envió a su único Hijo para tomar nuestro lugar en la cruz. Jesús sufrió el dolor y el castigo que merecíamos usted y yo pagar.

Usted puede decir: “No merezco que pagaran por mis pecados.”

El amor de Dios es un millón de veces más grande que el amor del hombre. Los padres terrenales no enviarían a su único hijo a morir para salvar a 10 criminales. Simplemente no ocurriría.

¿Por qué Dios envió a su único Hijo a la cruz? para mostrar su amor por nosotros, así como su juicio contra el pecado. La justicia de Dios exige que sean castigados los infractores, y el Padre dispuso que el perfecto sacrificio de su Hijo expiara nuestros pecados.  Jesús llevó el castigo por nuestros pecados ” de una vez por todas.” (Romanos 6:10; 1 Pedro 3:18)


“El castigo de nuestra paz fue sobre él.” (Isaías 53: 5)

Dios no cambia.

“Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.” (Hebreos 13: 8)

El Amor de Dios es mucho más profundo,  la ira de Dios contra el pecado es también mucho más fuerte.

Usted está en uno de los dos barcos en este mismo momento. Está “acumulando ira”, o reposando en la misericordia, la gracia y el amor de Jesucristo por confiar en él como su Salvador?.

Hay una manera de escapar de la ira de Dios contra el pecado, y estar bajo su gracia y la protección eterna. “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.” (Hechos 16:31)

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión