Hey!! cuidado, a veces nos hacemos los locos

293
Print Friendly

“¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, Y se dieran cuenta del fin que les espera!” Deuteronomio 32:29 

hacerse-el- tonto
A veces nos hacemos los locos
 Si tuviera que resumir su vida, si usted fuera a escribir la inscripción para su propia lápida, ¿sera que diria?, “Aquí es moran los restos de María/ Pedro/ Sara/ Fernando… Nadie ríe. nadie llora, nadie sabe a dónde va, cómo le va, nadie sabe, a nadie le importa”.
“Para Saúl, el primer rey de Israel, una inscripción adecuada habría sido sus propias palabras:” Yo he hecho neciamente y errado en gran manera ” (1 Samuel 26:21).
Nosotros, también, nos hemos hechos los tontos. Jugamos al tonto cuando desobedecemos a Dios, incluso en lo que creemos que son las cosas pequeñas, hay un declive espiritual que va aumentando. Saúl al principio era humilde, pero el orgullo ocupo su corazón, y luego vino la envidia. Él tomó el asunto en sus propias manos y lo hizo peor. Tenemos que obedecer a Dios en todo lo que Él nos dice que hagamos.
Jugamos el tonto cuando tratamos de justificar los males que hemos hecho. En más de una ocasión, Saúl culpó a otros por lo que había hecho mal. No era capaz de reconocer y tomar responsabilidad de su propio pecado.
Jugamos el tonto cuando nos olvidamos de que la forma en que terminemos significa más de lo que empezamos. Un buen comienzo no garantiza un buen final. Los finales felices son el resultado de buenas decisiones.
Deja tus comentarios sobre esta Reflexión