¿Quieres demostrarle a un ateo que Dios existe? Aquí la respuesta

La existencia de Dios no puede ser probada o desmentida. La Biblia dice que debemos aceptar por fe el hecho de que Dios existe, (Hebreos 11:6). Si Dios así lo deseara, simplemente podría aparecer y demostrarle a todo el mundo que Él existe. Pero si lo hiciera, no habría necesidad de fe, (Juan 20:29).

Sin embargo, eso no significa que no hay evidencia de la existencia de Dios. La Biblia declara, «Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras» (Salmos 19:1-4).

Argumentos que demuestran que Dios es Real

Leyes

¿De dónde surgen las leyes del universo? Ellas no son materia ni energía, pero gobiernan el funcionamiento de las cosas. No hay una razón intrínseca para que las leyes de la naturaleza existan. De hecho, estas leyes tuvieron que ser creadas y colocadas cuando la materia y la energía aparecieron, porque de lo contrario habría reinado el caos total. Las leyes del universo requieren de un legislador que las calibre y las ponga en funcionamiento.

La gravedad

Sin esta fuerza que hace que las masas se atraigan mutuamente, la vida no podría existir. Y la intensidad de todas las fuerzas debe operar en proporciones muy precisas entre sí.

El famoso físico Stephen Hawking afirmó: “El universo y las leyes de la física parecen haber sido específicamente diseñados para nosotros. Si cualquiera de unas 40 cualidades físicas existentes tuviera un valor levemente diferente, la vida como la conocemos no podría darse. Los átomos no serían estables, o no se combinarían con las moléculas, o las estrellas no podrían formar elementos más pesados, o el universo colapsaría antes de que la vida se pudiera desarrollar, y así sucesivamente” (Austin American-Statesman , oct. 19, 1997).

¿Quién causa que la masa afecte su entorno hasta el grado en que lo hace? ¿Quién creó las otras leyes que deben haber sido especialmente diseñadas y calibradas para trabajar en total armonía? La respuesta lógica: tiene que haber sido una inteligencia suprema y poderosa.

Origen

Si las cosas tienen un origen, primero necesitan un originador. Una de las grandes preguntas en filosofía es: ¿por qué existe algo en vez de la nada? Los filósofos no tienen una respuesta adecuada. Pero hay un principio en la naturaleza que señala la respuesta: todo aquello que tiene un principio tiene una causa, y no hay excepciones a esta regla.

El universo

La física y la astronomía han establecido que el universo tuvo un principio. Por ejemplo, puede demostrarse que el universo ha estado expandiéndose desde un punto inicial. Por lo tanto, si todo principio tiene una causa, y si el universo tiene principio, entonces debe también tener una causa que lo creó.

Además, todo aquello que existe es generado por algo superior a sí mismo. Por esta razón, algo más grande que el universo debe haberlo originado. Esta es una gran prueba de que existe un Creador.

Genética

La información molecular de los genes instruye a las células acerca de su funcionamiento y reproducción. El estudio de la genética ha revolucionado nuestro entendimiento de los seres vivos y de su comportamiento.

El ADN

Éste contiene un código de 3 mil millones de letras dentro de nuestras células (de cuatro letras repetidas o fórmulas químicas, cuyos nombres comienzan con estas letras). Es una biblioteca virtual de manuales de instrucción para ensamblar y operar todas las células
del cuerpo.

Hace unos pocos años, uno de los ateos más famosos del mundo, el profesor Anthony Flew, llegó a la conclusión de que Dios existía, basado en la evidencia del ADN.

Él escribió: “Creo que el ADN ha demostrado, por la increíble complejidad de procesos que son necesarios para que se produzca [vida], que una inteligencia debe haber estado involucrada para poder lograr que todos estos elementos extraordinariamente diversos trabajen juntos.

Es un sistema complicado en el que interactúan muchos elementos y con distintos matices para trabajar. Es imposible pensar que este trabajo de relojería es mera casualidad. En mi opinión, los resultados obtenidos a través de este complejo mecanismo son propios de una inteligencia” (There Is a God, [Hay un Dios], 2007, p. 75).

En su libro El caso del Creador, Lee Strobel, quien fuera también ateo, escribe: “La cadena larga en espiral de ADN dentro de cada una de los cien trillones de células de nuestro cuerpo contiene un alfabeto químico de cuatro letras que dicta las instrucciones precisas de ensamblaje para todas las proteínas que componen nuestro cuerpo. Stephen Meyer, quien estudiara en la Universidad de Cambridge, demostró que ninguna hipótesis ha logrado explicar cómo llegó esta información a la materia biológica por medios naturales [evolución]” (2005).

No hay una respuesta lógica que pueda explicar cómo este increíble y largo código existe dentro de la célula sin pensar que una inteligencia superior lo haya diseñado. El fundador de Microsoft, Bill Gates, dijo: “El ADN es como un programa de software, solo que mucho más complejo que cualquier cosa que hayamos creado alguna vez” ( The Road Ahead [El camino de adelante], 1996, p. 228).

Es absurdo pensar que nadie haya diseñado un código tan complejo, y que éste es simplemente el resultado del tiempo, la casualidad y la mutación.

La Tierra

El hecho de que muchas de las características del planeta tuvieran la precisión necesaria para que exista vida compleja, indica que un Ordenador trabajó en este proyecto. Las combinaciones e interconexiones de tales características son demasiado complejas como para ser fruto de la mera casualidad.

Por ejemplo, para que pueda desarrollarse vida en la Tierra, ésta tiene que tener un tamaño adecuado —12.000 kilómetros de diámetro, aproximadamente. Los científicos han concluido que si tuviera un diámetro de 14,250 kilómetros, se duplicar? el peso del aire. Entonces habría demasiado oxígeno convirtiéndose en agua, y ésta cubriría toda la tierra. Ninguno de estos continentes habría aparecido y no habría vida sobre la Tierra, incluyéndonos a nosotros.

La Tierra está a la distancia justa del Sol: 149.600.000 kilómetros. Si estuviera un poco más alejada, sería demasiado fría y estaría cubierta principalmente por hielo. Si estuviera solo un poco más cerca del sol, se calentaría y las capas polares se derretirían, inundando las costas.

La Tierra necesita la velocidad precisa para rotar. Si fuera un poco más rápida, nuestro planeta no se calentaría lo suficiente y se congelaría gran parte de su superficie. Pero si fuera más lenta, el calor sería opresivo.

También necesita de una atmósfera adecuada: 78 por ciento de nitrógeno y 21 por ciento de oxígeno, la cantidad precisa para permitir la vida. La Tierra también tiene la inclinación justa, 23.5 grados, permitiéndonos tener las cuatro estaciones y más del doble de tierra arable que tendríamos si el ángulo terráqueo fuera diferente.

Incluso la Luna tiene el tamaño necesario y está a la distancia ideal de la Tierra para que las mareas muevan  los océanos, manteniéndolos limpios y aireados. (Para encontrar más ejemplos, lea el libro titulado El planeta privilegiado , de Guillermo González y Jay Richards, publicado en 2004).

Por esta razón, probar que Dios existe no es un tema de fe ciega sino más bien de fe basada en la razón y justificada por la contundente evidencia disponible. ¡La evidencia que prueba que hay un Dios es simplemente demoledora!

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados