Halloween una diversión dizfrazada, no seas cómplice de las tinieblas

46
Print Friendly

Por alguna razón, parece que hay una gran confusión acerca de Halloween, pero podemos afirmar que es una practica abominable. Los orígenes de esta celebración se remontan a practicas paganas de la antigüedad donde se realizaban rituales de sacrificios humanos y animales, durante estos actos satánicos las personas eran poseídas por lo ellos creían que eran espíritus de los muertos, pero que en la realidad espiritual se trata de demonios.  halloween

Estas prácticas son muy similares a la de los cananeos que ocupaban la tierra prometida. Ellos adoraban al  dios del fuego  y la adoración de los mismos era una trampa en curso para los israelitas. Dios era muy consciente de estas prácticas y a través del profeta Moisés, advirtió a la gente para que rechazaran por completo las abominaciones de los paganos.

“Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.  (Deuteronomio 18: 9-12)

No existe hermandad de la luz con las tinieblas

2 Corintios 6:14 – TLA “No participen en nada de lo que hacen los que no son seguidores de Cristo. Lo bueno no tiene nada que ver con lo malo. Tampoco pueden estar juntas la luz y la oscuridad”.

Estamos llamados a penetrar la oscuridad, no participar en ella.“La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” (Juan 1: 5).

En Halloween, los cristianos deben extinguir la oscuridad, no difundirlo; No apagar la luz. No estar en yugo desigual con los incrédulos significa No estamos asociados con ellos en su maldad. Jesús salía con toda clase de pecadores, pero Él no participó en su pecado, ni siquiera por una noche de diversión, juegos y dulces.

Si usted es de la mentalidad de que la celebración de Halloween no es un pecado, entonces considere las palabras del apóstol Pablo: Algunos de ustedes dicen: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene; ni todo fortalece la vida cristiana. “(1 Corintios 10:23).

Nadie te impide la celebración de Halloween. Sin embargo, me gustaría pedirles que consideren si es beneficioso para usted como cristiano. ¿Qué cualidades redentora encuentra usted en ella? Qué correlaciones a la vida de Cristo se pueden extraer de ella? ¿Cómo es glorificado Jesús y Satanás derrotado cuando lo celebramos? examine su corazón, escudriñe las Escrituras y pregunte por al Espíritu Santo la Verdad que le muestre la verdad de Halloween.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión