Ganando de la manera correcta

53
Print Friendly
Bibliatodo Reflexiones - Como Ganamos
¿Como Ganamos?

“Por tanto id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo; ENSEÑÁNDOLES QUE GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE MANDADO; Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-20)

Hay mucho más, en este mandato sobre la enseñanza y formación espiritual, que sobre solo predicar a Cristo, dijo: “haced discípulos”, dijo: “Enseñándoles que guarden todas las cosas…” y recién luego venía la promesa: “Yo estoy con vosotros todos los días…”

¿Hay que ganar almas?, claro que si, por supuesto, el asunto es: ¿ganamos? ¿como ganamos?

Muchas veces juntamos, somos grandes “juntadores” de personas, les ofrecemos lo que quieren oír, lo que les gusta oír, utilizamos un evangelio de ofertas, de “superación y éxito personal”, pero Jesús fue terminante cuando nos dijo: “…De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3)

Si de verdad te encuentras con Cristo y el mensaje de salvación, nunca serás la misma persona, te “conviertes”, eres transformado, Dios te cambia, te muda en otra persona, y sino ocurrió esto no eres salvo, tenemos miles, ganamos miles, juntamos muchos, ¿Pero cuantos son salvos?

Debemos ser amorosos y ganadores, debemos predicar eso es cierto, pero nunca más que nuestro mismo Señor, nunca podemos ser más condescendientes y tolerantes que Cristo mismo.
Cuando el Señor comenzó a “formar a sus discípulos” a enseñarles, no faltaron aquellos que le dijeron: …”dura es esta palabra; ¿quien la puede oír?…¿Quien va a aguantar esas enseñanzas?
El resultado estaba a la vista: “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con el”

La respuesta de Jesús fue sin anestesia, ¿esto os ofende? …¿Queréis acaso iros también vosotros? San Juan 6:60-61…66-67 y esto se los dijo a los doce, a sus más cercanos, sus íntimos.

¿Por que entonces, nosotros debemos hacer diferente?
¿Por que adaptamos el evangelio al gusto de las personas?
¿Por que no predicamos toda la Palabra, las ofertas, pero también las demandas?
El que roba debe dejar de robar, el que viene en adulterio debe dejar de adulterar, el borracho, el maldiciente, el mentiroso, el homosexual, el idólatra, no puede continuar haciendo lo que ofende a Dios.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión