¿Estar alegre cuando estoy en problemas? ¡Esto es absurdo!

260
Print Friendly

Imagine tener tanta alegría que no pueda ser dañado por su situación, sus sentimientos o por las opiniones de la gente. Estoy seguro que todo el mundo quisiera  la naturaleza pura e incorruptible de la alegría.

Bien, la Biblia nos dice que podemos tener esa clase de alegría, y se encuentra en los problemas.

es absurdo
¿Estar alegre cuando estoy en problemas?

Esperar qué? ¿Realmente la Biblia dice eso? 

Bueno, en realidad, sí. Santiago 1:2 (TLA) nos dice “Hermanos en Cristo, ustedes deben sentirse muy felices cuando pasen por toda clase de dificultades.”. Vivimos en una época donde tener problemas es casi sinónimo de estar deprimido y triste, pero Dios define los problemas de una forma diferente.

A los ojos de Dios, los problemas son realmente una cosa buena. En Apocalipsis 14:12, Dios nos dice “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús..” Dios usa los problemas que se presentan en tu vida para que actives tu fe y comiences a creer y depender de Él.

Sin pruebas y persecuciones, no habría necesidad de ejercitar su fe, alegrarnos en medio de estas situaciones nos da razones para creer que, a pesar de esos momentos, sabemos que hay un Dios que está por encima de la situación y que tiene una buena, agradable y perfecta voluntad para nosotros.

2 Corintios 12:9 dice “…Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

La mayor parte del tiempo cuando los cristianos se enfrentan a juicios y adversidades, nuestra primera reacción es ceder. ¿Por qué hacemos esto? Porque nuestro defecto es pensar que el resultado está basado en nuestro desempeño.

Pero cuando nos damos cuenta que hay un gran Dios que está por encima de nuestra situación, y y filtramos constantemente todas esas dudas a través de su palabra , Dios construye en nosotros una firme e inquebrantable fe.

Cree que efectivamente hay un Dios que puede hacer lo que parecía imposible.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión