¿Está mal que una pareja conviva antes del matrimonio?

La respuesta a esta pregunta depende un poco de lo que se entiende por “vivir juntos.” Si eso significa tener relaciones sexuales, es definitivamente mal. El sexo prematrimonial es condenado repetidamente en la Escritura, junto con todas las otras formas de inmoralidad sexual.

1 Corintios 6:13 También dicen: «La comida es para el estómago, y el estómago es para la comida.» ¡Claro que sí! Pero Dios va a destruir las dos cosas. En cambio, el cuerpo no es para que lo usemos en relaciones sexuales prohibidas. Al contrario, debemos usarlo para servir al Señor Jesús, pues nuestro cuerpo es de él.

Efesios 5: 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos.

La Biblia promueve la abstinencia completa antes matrimonio. El sexo antes del matrimonio es tan malo como el adulterio y otras formas de inmoralidad sexual, ya que todos ellos implican tener relaciones sexuales con alguien con quien no estás casado.

Si “vivir juntos significa vivir en la misma casa, es tal vez una cuestión diferente. En última instancia, no hay nada malo en que un hombre y una mujer vivan en la misma casa, no hay nada inmoral que tenga lugar. Sin embargo, surge el problema que podría ser una tremenda tentación para la inmoralidad. La Biblia nos dice que debemos huir de la inmoralidad, no exponerse a tentaciones constantes (1 Corintios 6:18)

Una pareja que está viviendo juntos se supone que está durmiendo juntos, esto es sólo la naturaleza de las cosas. A pesar de que viven en la misma casa no es pecado en sí mismo, la aparición del pecado está allí. La Biblia nos dice que evitemos la aparición del mal. Para huir de la inmoralidad, y no a hacer que alguien tropiece o se ofenda. Como resultado, no es en honor a Dios que un hombre y una mujer vivan juntos fuera del matrimonio.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados