¿Es pecado hacerse una cirugía plástica?

La Biblia no dice nada directamente sobre las cirugías estéticas, pero si nos da una luz respecto a este tipo de situaciones, por eso realizamos las siguientes preguntas que pueden ayudarte a llegar a una conclusión sobre ¿Es pecado hacerse una cirugía plástica?.

¿Quién está pidiendo y deseando esta cirugía? ¿La carne o tu espíritu? ¿La esposa o el esposo? ¿La fe cristiana o la cultura que nos rodea? ¿Cristo o mi carne? Recuerda que la voluntad de la carne es contraria a la voluntad del Espíritu.

¿Necesitas esta operación para sentirte mejor? Si la respuesta es afirmativa, esto implicaría que estás poniendo tu énfasis en el cuerpo o en el qué dirán, cuando en realidad tu sentido de valor debe estar dado por la persona de Jesús y tu relación con Él más que por la forma como luces.

Si Cristo hubiese tenido una hija, ¿le recomendaría Cristo a su hija que se arreglara el busto para lucir o sentirse mejor?

¿No debiera el esposo aprender a amar incondicionalmente a su esposa con el paso de los años? Esto es parte del instrumento que Dios usa para enseñar al esposo lo que es el amor incondicional y para enseñarnos que la atracción física que nos unió a nuestro cónyuge tiene que darle paso a la atracción por su ser interior, cultivado por el Espíritu Santo.

¿Se preocupa el cristiano tanto por cómo luce su cuerpo físico como por cómo luce su espíritu?  Probablemente si el hombre estuviera tan obsesionado con el estado de su espíritu como lo está con su apariencia física, posiblemente tuviéramos otro nivel de relación con el Padre celestial.

¿Es la cirugía plástica una forma sabia de invertir los recursos de Dios?

¿Por qué me siento mal con el envejecimiento de mi cuerpo que es parte del diseño de Dios? ¿Es esto falta de aceptación de lo que Dios ha planeado?

Después de esto que opina?

 

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados