¿Dios Acepta el Suicidio?

522
Print Friendly
Bibliatodo Reflexiones -  Suicidio no es igual a salida
¿Dios Acepta el Suicidio?

han aparecido, “maestros de teología” que aseguran que aquellos que se quitan la vida son salvos, otra de las enseñanzas herejes de las Iglesias apóstatas del último tiempo.

Y vaya que han surgido desviaciones doctrinales como nunca antes, desde que la salvación no se pierde, hasta que la gran tribulación y el Apocalipsis, se cumplieron en el siglo primero de la era Cristiana, o que la segunda venida de Cristo no es literal, sino que ocurre cuando lo aceptamos (viene al corazón), herejías, como que el bautismo en las aguas salva, la sanidad interior, una mistura de Biblia y psicología, el apostolado y los profetas de este siglo, los pactos, las maldiciones generacionales, los decretos y declaraciones, la doctrina de la prosperidad, etc, etc.

Pero asegurar que aquel que dispone de su propia vida será salvo, es el sumo de la ignorancia y ceguera espiritual.

Aquel que se quita la vida es porque llegó a un estado de incredulidad y alteración espiritual tal, que lo aleja de Dios y lo lleva a tomar esta clase de decisiones, y no hay argumento válido, para justificar el hecho de disponer de la propia vida.

Escuché decir: Una jovencita que va a ser violada, opta como una forma de escape, quitarse la vida, ¿como no será salva?
Esto es igual a admitir, que si hay un embarazo, fruto de una violación, puede interrumpir la gestación mediante un aborto, simplemente estaría añadiendo a un mal, otro mal mayor, a la violación le suma, el homicidio de un inocente.

La violación es lo más aberrante que puede sucederle a una niña, lo más traumático que puede pasarle, pero aún así, no tiene derecho sobre su propia vida.

Solamente aquel que nos dio la vida puede quitárnosla, el mandamiento de Dios dice: “No matarás” y eso incluye nuestra propia vida, si está prohibido tomar la vida de un semejante, también lo está tomar nuestra propia vida.

Esto es tan básico que no se puede entender, como “tuercen las Escrituras” para respaldar sus doctrinas erróneas, así como tratan de justificar esto, se justifica, la mentira, el adulterio, y tantos otros pecados que se terminan aceptando y tolerando.

Si no hemos tenido decisión al nacer, no podemos tener decisión para morir, esto pertenece a Dios, arrogarnos ese derecho es querer ser Dios, ocupar ese lugar, obedecer la sugerencia de Satanás a

Adán y Eva:
“..Seréis como dioses sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:5)

Dice la Palabra de Dios:
¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno violare (destruyere) el templo de Dios, Dios destruirá al tal; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:16-17)

Aquí se refiere al cuerpo físico del cristiano, el cual Dios le considera un templo santo, y quién nadie tiene derecho a destruirlo, sin ser destruido por Dios, esta es una de las razones por la que, los creyentes, no nos drogamos, no bebemos alcohol, no fumamos, no somos masoquistas, no dañamos nuestro cuerpo, cuidamos lo que ponemos dentro y sobre el, no lo destruimos, no lo violamos, le pertenece a Dios.

“Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado (marcado) el orden de los tiempos (cuando nacer y cuando morir), y los términos de la habitación (Su tiempo de vida) de ellos” (Hechos 17:26)

Aquel que toma su propia vida, al hacerlo, por más desesperado que esté, afrenta al Creador, está cruzando una frontera que nunca debe cruzar el ser humano, es la arrogancia del hombre queriendo ser Dios, y no olvidemos que esa arrogancia en el corazón de Lucifer, cuando todavía estaba en el cielo, fue la causa de su destierro y condenación, fue el origen de toda maldad, el quiso “ser igual a Dios”.

Sergio Gebel

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión