¿Cuáles son la características de un verdadero cristiano?

Llamarse «cristiano» refleja vivir mediante el ejemplo de Jesús, es decir, que todo aquel que le cree y le acepta se convierte en su siervo.

¿Cuáles son la características de un verdadero cristiano?
¿Cuáles son la características de un verdadero cristiano?

La vida del ser humano cambia en el momento en que recibe a Cristo en su corazón, ya que ahora es imagen de Cristo en la tierra, y no es independiente, sino que tiene un dueño y Señor.

«En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto», Gálatas 5:22-23.

Partiendo de este verso, se puede entender que las características que un verdadero cristiano debe mostrar son:

Amor

La Biblia dice que Dios es amor, por lo que es imposible que un cristiano no demuestre amor hacia los demás; la Biblia dice que el creyente debe amar por sobre todas las cosas, aun cuando la otra persona no lo merezca.

Sin embargo para amar a otros primero se debe amar a Dios (Marcos 12:30). Cuando se cumple este mandato es mas fácil dar amor a otros, ya que lo que se lleva por dentro se exterioriza para con todos.

El creyente debe amar a todos por igual, demostrar el mismo amor que tiene por si mismo para con los otros.

«Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia», Efesios 5:29.

Alegría

Para demostrar alegría, no hace falta sonreír todo el día. El cristiano entiende que Dios le ha prometido un lugar a su lado, de modo que no hay problema ni situación adversa que se compare con la eternidad que Dios le ha de entregar.

Así que cuando llega el tiempo de aflicción, debe mirar hacia el cielo y recordar todas las promesas de bendición que Dios le ha entregado por medio de la palabra.

«Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!», Filipenses 4:4.

Paz

Tener paz no significa una vida libre de problemas, sino más bien la confianza y seguridad que un cristiano puede experimentar en medio de la tormenta.

Esta paz no está ligada a las circunstancias naturales, sino que va más allá del entendimiento humano, para que se manifieste de manera integral en la vida del creyente.

«Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo», Juan 16:33.

Paciencia

Para el cristiano, ser paciente es esperar el tiempo y la voluntad de Dios, independientemente de su personalidad; la paciencia demuestra confianza, seguridad y sobre todo fe.

«El que tarda en airarse es grande de entendimiento; Mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad», Proverbios 14:29.

Amabilidad

La amabilidad va ligada al amor y se practica mediante pequeños gestos, cuando se hace algo en beneficio de otra persona se está demostrando lo que hay depositado en el corazón.

«No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás», Filipenses 2:3-4.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados