¿Prefieres morir como él, o ensuciar tu santidad? ¿Qué harías?

Debemos ser cristianos armiños

La santidad es uno de los temas más importantes que los cristianos deben abordar; puesto que así como es necesario que cada creyente tenga una vida de oración (Efesios 6:18, 1 Tesalonicenses 5:17), de igual manera lo es la santidad, la cual es la que nos garantiza poder ver a Dios (Hebreos 12:14).

La palabra de Dios nos dice que somos templo del Dios viviente (2 Corintios 6:16), lo cual es un privilegio, pero ello nos indica que debemos mantener limpia nuestra casa para que el Rey pueda habitar allí.

El apóstol Pablo nos aconseja que nos limpiemos de toda contaminación de carne y de espíritu (2 Corintios 7:1), lo cual debemos hacer constantemente, ya que diariamente estamos expuestos al pecado y tentaciones.

La santidad en el cristiano debe ser una de las prioridades más importantes; el anhelar vivir consagrado para Dios y solo para agradarle a Él es algo que no tiene precio.

El armiño como ejemplo de santidad

Un gran ejemplo de esto podemos verlo en un pequeño animal llamado ARMIÑO; él puede darnos una gran lección a través de la forma en que vive.

A este amiguito le importa mucho que su hermoso pelaje blanco se mantenga limpio, y por nada le gusta ensuciarlo.

Lamentablemente los cazadores lo buscan mucho, ya que su pelaje vale miles de dólares y euros; lo más impactante de todo esto es el método que estas personas usan para poder lograr su cometido.

Como el armiño es muy rápido, se hace realmente complicado tomarlo con las manos así como así.

Armiño, pequeño animal de pelaje blanco
Armiño, pequeño animal de pelaje blanco

Los cazadores esperan que el animal salga de su madriguera, y colocan lodo o brea alrededor de ella, cuando estos van por los armiños, los mismos van directo a su escondite para estar a salvo.

Cuando llegan se dan cuenta de que está cubierta con sustancias o cosas que pueden ensuciar su pelaje, por lo que el animal solo tiene dos opciones; entra y se ensucia o decide no ensuciarse pero morir. Ellos siempre eligen la segunda alternativa.

¿Que significa esto?, pues que el armiño prefiere morir manteniéndose limpio y puro antes de manchar sus cabellos.

Así debe ser en la vida del cristiano, siempre debe preferir mantenerte limpio, puro y en santidad muriendo al pecado antes de contaminarse con todo lo malo que hay en el mundo.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados