Contento en la esperanza, sufridos en la tribulación, perseverante en la oración

995
Print Friendly

Día tras día y durante años, Enrique le hablaba al Señor de su preocupación por su yerno Juan, el cual se había alejado de Dios, pero, al tiempo, Enrique murió.

Meses más tarde, Juan volvió al Señor. Cuando su suegra le dijo que Enrique había orado por él todos los días, Juan respondió: «Esperé demasiado». No obstante, ella replicó gozosa:«El Señor sigue contestando las oraciones que él hizo durante su vida terrenal».

La historia de Enrique es alentadora para quienes oramos y esperamos. Él permaneció «[constante] en la oración» y esperó con paciencia (Romanos 12:12).

El autor del Salmo 130 experimentó lo que significa esperar en oración. Declaró: «Esperé yo al Señor, esperó mi alma» (v. 5). Encontró esperanza en Dios porque sabía que «en el Señor hay misericordia, y abundante redención con él» (v. 7).

El autor Samuel Enyia escribió sobre el tiempo del Señor: «Dios no depende de nuestro tiempo. Nuestro tiempo es cronológico y lineal, pero Dios […] es atemporal. Actuará cuando se cumpla el tiempo establecido por Él. Nuestra oración […] no necesariamente apresura al Señor para que actúe, pero […] nos coloca en comunión con Él».

¡Qué privilegio tener comunión con Dios en oración y esperar la respuesta hasta que el tiempo del Señor se haya cumplido!

oracion-constante

LEA: Salmo 130

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión