¿Por qué Dios permite que personas vayan al infierno?

¿Cómo un Dios de amor permitiría enviar gente a un lugar como el infierno? Aquí tenemos una objeción al mensaje cristiano que a muchos les parece  insuperable. Las ideas de amor e infierno parecen ser opuestas. Algunos solucionan el problema diciendo que no hay tal lugar como el infierno. Todo el mundo, según ellos, irá al Cielo, incluso Hitler, Stalin, Pol Pot y similares asesinos de masas.

Pero Cristo enseñó muy claramente que el infierno existe, es decir, un tormento y castigo eterno, y que todos los que rechacen el perdón libre y gratuito de Dios lo tendrán que soportar. Nuestra inquietud acerca de que exista un lugar de castigo se debe al hecho de que olvidamos la santidad y la justicia de Dios. Desde luego que Dios es amoroso, pero no tiene pecado en absoluto y es infinitamente justo. Estos son atributos de Dios, junto con otros, como su poder, su conocimiento y su sabiduría.

¿Realmente pensamos que un Dios de amor no tiene derecho de castigarnos por nuestro pecado? El amor de Dios no lo lleva a actuar en contra de su justicia y a ignorar el pecado humano. El amor de Dios se muestra en que ha creado un camino de misericordia y perdón para nosotros, enviando a Cristo para ser nuestro Salvador.

Dios ha establecido leyes y el violar estas leyes conlleva consecuencias. Desde el huerto del Edén vemos como Dios estableció las leyes para el hombre, pero el hombre desobedeció atrayendo para si la muerte. (Deuteronomio 30:19)

Dios ha establecido «la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es Vida Eterna» y eso es lo que ocurre. El hombre vive en pecado y por esta razón recibe el castigo de la muerte, esta muerte no es solamente física sino espiritual. No importa cuanto el hombre pelee y se queje en contra de Dios, este está recibiendo solamente la paga de su pecado, por haber sido desobediente a Dios.

De acuerdo a la Biblia, todos hemos rechazado a Dios y merecemos el infierno eterno. Ninguno merecía el cielo pero Dios nos amó y dio a su hijo para que fuésemos salvos por el. El hecho de que alguien rechace a Cristo y la verdad acerca de Dios, no hace a Dios responsable de que tal persona vaya al infierno.

Si nos damos cuenta, la razón por la que los hombres son echados al lago de fuego es porque sus obras fueron malas; porque eran pecadores y no quisieron recibir el regalo de salvación (Apocalipsis 20:11-15).

Déjanos tu opinión en los comentarios acerca de este tema.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados