A quién debo someterme y sujetarme y porque?

203
Print Friendly
Bibliatodo Reflexiones - sometimiento o sujecion
“Sometimiento O Sujeción”

A nuestros gobernantes, a nuestros pastores, mujeres a sus esposos e hijos a sus padres.

“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta…” (Hebreos 13:17)

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas” (Romanos 13:1)

Esta obediencia debida a Pastores y autoridades no es incondicional, nunca la obediencia y sujeción es incondicional, obedecemos a nuestros gobernantes en todo lo justo, obedecemos todas las leyes justas, porque hacen a la convivencia de una sociedad civilizada, pagamos los impuestos y votamos, pero nunca podemos obedecer una ley que atente contra los principios Divinos o que invalide las leyes de Dios, esto está bien definido cuando la Iglesia comenzaba, y el gobierno de turno, les prohíbe a los primeros cristianos a predicar:

“Y llamándoles, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. Más Pedro y Juan respondieron diciéndoles:Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:17-20), ellos se declararon en rebeldía, y afrontaron la persecución, las torturas, los encarcelamientos y aún la muerte.

Es igual en los matrimonios, el hombre es cabeza de la mujer, la mujer debe respetarle, la Biblia dice: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor” (Efesios 5:22-24) “Como al Señor…” significa en todo lo que corresponde y es justo al deber de una esposa, hace un paralelo, porque nunca el Señor nos pediría algo impropio o injusto; nuevamente encontramos límites en el sometimiento y la obediencia.

Un marido no puede exigirle a la esposa nada inmoral, abusivo, humillante o deshonesto, una esposa no está obligada a soportar, por ser cristiana, malos tratos, violencia psicológica o física, abusos, desprecios y humillaciones, la autoridad del marido como cabeza del hogar, es en la medida, que el mismo se someta a su propia “cabeza” (que es Cristo) (1 Corintios 11: 3) También se mal interpretaron estos textos y hermanas cristianas soportan por años, engaños, infidelidades, y muchas veces la violencia de sus maridos en “aras de la fe”, esto no es otra cosa que perder tu dignidad como mujer e hija de Dios, el Señor Jesucristo por medio de su sangre nos hizo DIGNOS, y ningún hombre puede robarte eso.

Y en el caso de mujeres cristianas que tienen su marido inconverso (infiel), también debe respetarle y estar sumisa, pero siempre en todo lo que le corresponde a su deber de esposa. Otro item: es la obediencia de los hijos hacia los padres: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa.”

(Efesios 6:1-3) También aquí debemos tomar el texto en su contexto, “obedeced EN EL SEÑOR…” Tampoco es una obediencia debida, ilimitada e incondicional, siempre será una obediencia en todo lo que corresponde a un hijo, en todo lo justo con nuestros padres, no se le puede pedir a un hijo/a que obedezca a un padre abusador, abandónico, maltratador, padres que violentaron sexualmente a sus hijos, o le explotaron obligándoles a prostituirse o mendigar, o que le castigaban con un palo o un rebenque, padres que nunca fueron padres.

Esposos que nunca fueron esposos, pastores que nunca fueron pastores, o dejaron de serlo, ¿Pueden pretender sumisión y obediencia?

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión