La serpiente enfurecida

¿Cómo te ve Dios?