8 Frases que todo cristiano utiliza y son antibíblicas

La gran mayoría de las veces, los cristianos escuchan  a alguien decir algo que les gustó y les hizo sentido. Entonces se dedican a repetirlo como si fuera de parte de la revelación divina sin corroborarlo en las Escrituras, tal y como lo hacían los creyentes de Berea que escuchaban las enseñanzas del apóstol Pablo (Hechos 17:11). Hay algunos de estas frases y afirmaciones que han sido tan popularizadas, que hay creyentes sinceros (incluso pastores) ¡que afirman que son versículos de la Biblia!

1. “Ayúdate que yo te ayudaré”

Algunas personas piensan que esto aparece en la Biblia, pero no, esto no está en la Biblia. La Biblia más bien nos dice:

«Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas» Proverbios 3:5.

«Encomienda al SEÑOR tu camino, Confía en El, que El hará» Salmo 37:5.

Antes de emprender cualquier proyecto o plan y ante cualquier necesidad, dependamos siempre de Dios y no de nuestras fuerzas.

2. «Dios aprieta pero no ahorca»

La Biblia No dice esta frase aún cuando mucha gente suele creer que si, pero sólo es un dicho popular al que se acude cuando se pasa por una dificultad. La Bíblia SI dice «No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.» 1 Corintios 10:13.

Los cristianos no estamos exentos de pruebas o dificultades, pero contamos con un Dios fiel que nos proporcionará una solución.

3. «Sigue tu Corazón»

En estos tiempos cuando hay un énfasis en seguir «el corazón» escuchar «la voz interior» y buscar dentro de sí mismo la guía para vivir, es realmente necesario como cristianos saber que es lo que Dios dice al respecto, puede parecer muy romántico y motivador eso de seguir al corazón, sin embargo Jesús describió el corazón del hombre de la siguiente manera:

«Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez. Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre« Marcos 7:21-23.

Nuestros deseos y sentimientos no son nada confiables,
Jesús nos dijo «yo soy el camino,la verdad y la vida» Juan 14:6.

Es a Jesús a quien debemos seguir, y no a nosotros mismos. Es el Espíritu Santo quién nos guía a la Verdad de la Palabra de Dios.

Dios es quien nos creo, y no nosotros a nosotros mismos, por eso es Él quién nos dirá lo que debemos o no hacer; sólo Él sabe el propósito para el cual nos creo y lo que mejor nos conviene.»Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.» Jeremías 29:11.

4.»Dios me acepta como soy»

En una sociedad donde se exalta la individualidad y las múltiples opciones de estilo de vida, pareciera que proclamar ¡Dios nos acepta como somos! es totalmente correcto y diplomáticamente adecuado, sin embargo, ¿realmente Dios nos acepta como somos?. ¿Dios acepta que seamos mentirosos, hipócritas, ladrones, infieles, lujuriosos? ¿Y que hay con los homicidas, violadores y pedófilos? ¿Dios acepta estos estilos de vida?

Claramente podemos decir ¡NO! Dios no nos acepta como somos el quiere cambiarnos y hacernos como su hijo Jesús. «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.» 2 Corintios 5:17.

«De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.» Juan 3:3.

«Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.» Efesios 4:13.

Es peligroso esto de «Dios me acepta como soy» pues implica que no necesito obedecer, no necesito santificarme, puedo seguir en mi estilo de vida sin ninguna consecuencia, total Dios me acepta como soy… Anulamos así mismo las palabras de Jesús:

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” Lucas 9:23.

5. «Dios da las peores batallas a sus mejores guerreros»

Esta frase que puede parecer muy alentadora, no es bíblica, los méritos humanos de valor, fuerza y hasta sabiduría, no tienen nada que ver cuando Dios elige a alguien para cumplir su plan. Realmente delante de Dios no somos nada, el no nos necesita, ni fuertes ni valientes ni nada, sin embargo nos usa, como dice su palabra.

“Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,a fin de que nadie se jacte en su presencia.« 1 Corintos 1:28-29.
“Para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.” 1 Corintios 1:31.

6.»Dios no castiga a nadie»

El cristianismo posmoderno se ha empeñado en predicar a un dios todo amoroso que no mata ni a una mosca. Este dios posmoderno es incapaz de castigar a alguien porque eso iría en contra de su naturaleza amorosa. Sin embargo, ese no es el Dios que la biblia enseña, Dios es amoroso pero también justo (Romanos 2:2).

Dios castiga a sus hijos porque los ama, este castigo es de disciplina (Hebreos 12:5) y corrección, y no de condenación “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”. Pero también castiga a quienes practican el pecado (Romanos 1:18-21), estos son juzgados y condenados según sus obras (Romanos 2:6).

Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.” (Proverbio 3:12).

E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” (Mateo 25:46).

Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días.” (Salmos 7:11).

mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.” (1 Corintios 11:32).

Y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él;” (Hebreos 12:5).

7. «Que la sangre de Cristo me cubra»

No existe pasaje bíblico que avale la invocación de la sangre de Cristo a modo de protección.

No se trata de la invocación de la sangre de Cristo como un amuleto sino de que el sacrificio de Jesús es suficiente y eficaz para cubrir nuestros pecados. La Biblia si nos insta a usar la armadura de Dios en nuestra vida. Salvación, justicia, verdad, evangelio y fe.

«Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo»(Efesios 6:10-11).

8.»Todos somos hijos de Dios»

La Biblia NO enseña que todos somos hijos de Dios.

La Biblia SI enseña que todos somos creación de Dios pero no todos somos sus hijos; los que han creído en Jesucristo como Señor y Salvador son sus hijos

«Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios» (Juan 1:12).

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados