7 Versículos bíblicos para combatir la tristeza

7-versiculos-biblicos-para-combatir-la-tristeza
7 Versículos bíblicos para combatir la tristeza

No todo en la vida son buenas noticias, pero eso no implica que no haya esperanza. La diferencia se marca cuando una persona utiliza la tristeza como una lección para salir adelante en la vida. Sin embargo, si dejamos que el desconsuelo se apropie de nuestros corazones, es fácil que quedemos atrapados en las garras del desánimo y la depresión.

La Palabra de Dios ofrece consuelo para esos momentos y nos recuerda que las cosas de este mundo son pasajeras, pero que Dios puede ofrecernos paz, tranquilidad y felicidad que son eternas.

Deuteronomio 31:8

“Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides.”

Salmos 34:17 

“Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.

Salmos 37:23-24

«Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano.»

Romanos 8:38-39 

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

2 Corintios 1:3-4 

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Santiago 5:13-14 

¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

1 Pedro 5:6-7 

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.»

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión
Artículos Relacionados