Jesús nuestro maestro – Cash Luna

El Señor Jesús nunca hizo acepción de personas, para Él todos son igual de valiosas. Esto le ayudó a aprovechar cada oportunidad que tenía para enseñar. En uno de los momentos más gloriosos del ministerio de Jesús, Él aprovechó para escoger a doce personas para enseñarles a realizar lo mismo que Él hacía. ¿Quién le iba a decir que no a alguien que sanaba a los enfermos tan solo con tocarlos? En ese momento Jesús abrió su academia de discípulos para aquellos que querían aplicar en su vida todas sus enseñanzas.

Hoy en día sigue abierta esa escuela de discípulos y todos estamos invitados a pertenecer a ella.

Deja tus comentarios
Entradas Relacionadas: