El Pastor y La Oveja Desobediente

318

Son tantos los motivos que nos desvían del camino y nos van alejando, en tan solo un instante nos encontramos por ahí apartados, perdidos sin rumbo fijo, Sin querer comenzamos a identificarnos con la parábola de la oveja perdida porque por nuestra propia desobediencia nos alejamos del verdadero lugar donde debemos estar, es difícil estar en esa situación, pero en algún momento todos pasamos por ella, y es que lo difícil no es llegar hasta ahí, lo verdaderamente complicado es regresar,el pastor deja todo su rebaño por unos momentos, para ir en busca de solo una oveja habla de la importancia que tiene cada una.

Deja tus comentarios