Obra de teatro «el hijo pródigo»

El hijo pródigo decidió irse de la casa de su padre, llevándose su herencia. Cuando fracasó y perdió todo lo que tenía, decidió regresar con su padre. El padre al verlo en esa condición lo aceptó y celebró su regreso con una gran fiesta. Así es nuestro Dios, aún cuando nos alejamos de Él y le fallamos Él nos acepta y nos recibe con los brazos abiertos.

Deja tus comentarios