Preparándose para el «Apocalipsis», Microsoft guarda datos importantes en una bóveda en el ártico

El gigante tecnológico Microsoft ha guardado con ayuda de su compañía GitHub los proyectos de código abierto de Android, Linux, además de otras 6.000 aplicaciones en el Archivo Mundial Ártico.

Archivo Mundial Ártico
Archivo Mundial Ártico

El Archivo Mundial Ártico ubicado en una mina situada en la isla de Spitsbergen. Es una bóveda de datos para cualquier tipo de contenido que merezca un almacenamiento ultraseguro y a largo plazo, como documentos, sonido, imágenes y vídeos. Manteniendo los datos fuera de línea y el acceso solo se concede a petición del depositante,  con el objetivo de que sobrevivan a un eventual apocalipsis.

El clima ártico con permafrost es perfecto para el almacenamiento a largo plazo de la película. Literalmente podemos colocar la película en el estante y dejarla allí durante cientos de años sin necesidad de electricidad u otra intervención humana.

Un tratado internacional establece como territorio neutral esta zona, que también alberga la famosa Bóveda Global de Semillas de Svalbard.

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard es un enorme almacén subterráneo que contiene semillas congeladas de miles de plantas; incluidos los cultivos más valiosos para los humanos, con el objetivo de proteger todo ese material genético ante una posible pandemia nuclear o apocalipsis nuclear.

El director general de GitHub, Nat Friedman, viajó a finales de octubre a este lugar para almacenar en dicho archivo gran parte del código de software abierto del mundo.

¿Qué es un código abierto?

Es un modelo de desarrollo de software basado en la colaboración abierta. Se enfoca más en los beneficios prácticos (acceso al código fuente) que en cuestiones éticas o de libertad que tanto se destacan en el software libre.
El modelo de código abierto permite a otra persona ver el software creado por otros, utilizarlo y hacerlo suyo o desarrollarlo.
Friedman considera que el software de código abierto es uno de los grandes logros de la humanidad y se ha convertido en «la base del mundo moderno».
El Internet, los teléfonos inteligentes, los satélites y los dispositivos médicos y científicos, así como los robots, dependen del software de código abierto.
Los servidores y las unidades flash no son lo suficientemente resistentes para este propósito; los datos se codifican en lo que parecen carretes de películas de la vieja escuela, cada uno pesa unas pocas libras y se almacenan en un recipiente de plástico blanco del tamaño de una caja de pizza.
Básicamente es un microfilm. Con la ayuda de una lupa, los «sobrevivientes del fin de los tiempos», podrán ver los datos, ya sean imágenes, texto o líneas de código.
Una empresa noruega llamada Piql AS fabrica rollos especializados de película súper duradera, recubierta con polvo de óxido de hierro para mayor resistencia al Armagedón. Piql dice que el material debería aguantar 750 años en condiciones normales, y quizás 2,000 años en una cueva fría, seca y con poco oxígeno.
Eventualmente, dice Friedman, GitHub dejará 200 platos, cada uno con 120 gigabytes de código de software de código abierto, en la bóveda. El primer carrete incluía los sistemas operativos Linux y Android, además de otras 6,000 aplicaciones importantes de código abierto.
Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados