Perturbador!! Indonesia donde los vivos conviven con los muertos

1585

Noticias Cristianas

La comunidad Toraja, en Indonesia, mantiene una relación única con sus muertos. Una mezcla de animismo con islam y cristianismo ha dado lugar a estos rituales especiales, en los que las familias conviven con los muertos y los tratan como si estuvieran vivos.

Para los extranjeros, la idea de mantener el cuerpo de un muerto expuesto en una casa parece algo totalmente extraño. Sin embargo, para más de un millón de personas de esta parte del mundo ésta es una tradición de siglos.

Las creencias animistas de los toraja nublan la línea entre este mundo y el próximo, convirtiendo a los muertos en seres presentes en el mundo de los vivos. Después de que alguien muere, puede tomar meses, e incluso años, llevar a cabo el funeral.

Mientras tanto, las familias mantienen  los cuerpos en casa y cuidan los restos de sus seres queridos como si éstos estuvieran enfermos. Les llevan comida, bebidas y cigarros dos veces al día. Los lavan y les cambian la ropa regularmente.

Los muertos incluso tienen un tazón en la esquina de su cuarto para “usar el inodoro”. Los muertos nunca se dejan solos y las luces siempre están encendidas cuando oscurece.

Las familias temen que si no cuidan los cuerpos adecuadamente, los espíritus de los difuntos les crearán problemas.

Las familias temen que si no cuidan los cuerpos adecuadamente, los espíritus de los difuntos les crearán problemas. En el pasado se acostumbraba frotar hojas y hierbas en el cuerpo para preservarlo. Pero ahora se inyecta una solución química conservante, el formaldehído o formol. Esto deja un poderoso hedor en la habitación.

Según las creencias de los toraja, es en los funerales cuando el alma finalmente deja esta Tierra y comienza su largo y duro viaje hacia el Pooya, la etapa final de la vida después de la muerte, donde el alma reencarna.

Se cree que los búfalos son los que transportan el alma hacia la ultratumba y es por ello que las familias sacrifican a muchos de estos animales para ayudar a que el viaje sea más fácil para los muertos.

Entre más rico era el muerto cuando estaba vivo, más grandes y más elaboradas son las ceremonias

La creencia asegura que todos eventualmente llegarán al Pooya. Aquellos por quienes se han sacrificado muchos búfalos llegarán más pronto y más fácil. Otros llegarán más tarde y de forma más difícil.

Los torajas pasan gran parte de su vida ahorrando para estos rituales. Cuando las familias logran ahorrar suficiente dinero, invitan a todos sus amigos y familiares de todo el mundo.

Entre más rico era el muerto cuando estaba vivo, más grandes y más elaboradas son las ceremonias. Pero el entierro no significa un adiós. La relación física entre los muertos y los vivos continúa mucho después a través de un ritual llamado ma’nene, o “limpieza de los cuerpos”.

Cada dos años las familias sacan los féretros de sus muertos de las tumbas, las abren y realizan una gran reunión

Cada dos años las familias sacan los féretros de sus muertos de las tumbas, las abren y realizan una gran reunión. En las ceremonias del ma’nene, amigos y familiares ofrecen alimentos y cigarros a los muertos y limpian y acicalan cuidadosamente sus cuerpos. Luego posan con ellos para retratos familiares.

El profesor de sociología Andy Tandi Lolo, que es toraja, describe este ritual como una forma de mantener “la interacción social entre los vivos y los muertos”.

Pero estas prácticas están desapareciendo lentamente. Más del 80% de los toraja han abandonado la vieja religión animista conocida como Aluk to dolo y se han convertido al cristianismo. Y como consecuencia de ellos, los rituales también van cambiando poco a poco.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com