Niño LeBaron dice que «clamaba a Dios por ayuda mientras llovían balas» tras asesinato de su familia

Después de sufrir una de las experiencias más traumáticas de su vida, uno de los sobrevivientes de la tragedia de la familia mormona LeBaron cuenta como Dios lo ayudó en medio de la tribulación.

Niño LeBaron dice que "clamaba a Dios por ayuda mientras llovían balas" tras asesinato de su familia.
Devin Langford perdió a su madre y a sus dos hermanos pequeños en la masacre.

Devin Langford, de 13 años, fue uno de los sobrevivientes al ataque que sufrió su familia entre los estados de Sonora y Chihuahua, cuando fueron baleados brutalmente por un cartel mexicano.

El muchacho mientras caminó por más de 13 millas en busca de ayuda para su familia y sus hermanos que logró esconder entre el monte del lugar, oraba a Dios para recibir su ayuda en ese difícil momento.

Su madre y sus dos hermanos pequeños murieron frente a sus ojos

Su madre, Dawna Langford y sus dos hermanos menores de 11 y 2 años respectivamente murieron dentro de la camioneta donde se trasladaban a visitar al resto de su familia en otros estados.

Lo único que pudo hacer mientras “llovían balas” era esconderse en al auto, y orar para que el auto funcionara después de tal ataque pues el vehículo no arrancaba.

«Ella estaba tratando de orar al Señor, y estaba tratando de encender el auto para salir de allí», dijo Devin de su madre.

“Golpearon el auto con un montón de balas y estoy bastante seguro que lo hicieron de tal manera que el auto no arrancaba”, explicó.

Escondió a sus hermanos entre los arbustos pidiendo a Dios encontrar ayuda

Devin sobrevivió junto a sus otros seis hermanos, pues los atacantes los sacaron salvajemente del auto, los tiraron al piso y se marcharon.

“Escondía mis 6 hermanos en los arbustos y los tape con ramas para mantenerlos a salvo mientras buscaba ayuda”, contó a los medios de comunicación días después de la tragedia.

Langford caminó buscando ayuda y después de 6 horas pudo comunicarse con su familia para darle las noticias, pues varios de sus hermanos estaban heridos y solo podía orar a Dios para ellos pudieran estar bien.

Según los medios, los atacantes sabotearon las comunicaciones en la zona y crearon una valla de seguridad alrededor de la localidad para impedir la entrada de las fuerzas de seguridad del estado.

El chico buscaba ayuda orando a Dios y con las imágenes del asesinato de su madre tratando de ser sigiloso por si alguien lo perseguía para matarlo.

«Creo en el perdón y la justicia»

Su padre, David Langford, dijo que su hijo es un héroe por haber buscado ayuda para su familia en medio del peligro y por poner su propia vida en favor de sus demás hermanos.

«Para ser sincero, mi hijo es un héroe simplemente porque dio su vida por sus hermanos y hermanas», dijo David.

«Creo en el perdón, pero también creo en la justicia y el perdón no roba justicia”, finalizó.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados