Niño Judío es obligado a besar los zapatos de su compañero Musulmán

Un nuevo y grave hecho antisemita despertó indignación en Australia y el mundo al viralizarce en las redes fotos y vídeos de un estudiante judío de 12 años obligado a besar los zapatos de un compañero de colegio musulmán.

El grupo de jóvenes agresores subió a redes sociales fotografías y vídeos del momento en que el niño judío se humilla bajo las amenazas de golpearlo si no se arrodillaba y besaba los zapatos.

El hecho ocurrió en un parque público cerca de la escuela Cheltenham Secondary College, el chico no solo fue humillado sino también golpeado en la cara y resultó con heridas en la parte superior del cuerpo según relató la madre.

Según informó The Australian Jewis News, la madre del joven, que quiso mantener el anonimato, relató que a su hijo lo seguían hasta su casa todos los días, lo agredían físicamente en el instituto y le decían insultos como «simio judío».

La institución educativa se negó a señalar  la situación como “antisemitismo” 

No se han tomado medidas disciplinarias contra el grupo de niños involucrados en el incidente.

La madre dijo que estaba amargamente decepcionada por la respuesta de Cheltenham Secondary College y el Departamento de Educación.

La escuela y el departamento han negado tener responsabilidad por el incidente, porque no tuvo lugar en la escuela, dijo la madre.

«Me ofendí tanto con el Departamento de Educación, porque no hicieron nada para proteger a mi hijo en ningún momento, eso es lo que me disgusta», dijo.

La madre buscó a los padres del niño musulmán, que estaban horrorizados por las acciones de su hijo.

«Nos sentamos, sus padres, los dos niños y yo, alrededor de la mesa y explicamos la velocidad de la intimidación y lo que significaba para nosotros como padres en cuanto a construir puentes entre judíos y musulmanes en la sociedad y no crear divisiones como esa foto», dijo.

Segundo caso en este año

El caso se sumó al de otra víctima de 5 años que luego de cuatro meses de sufrir «bullying» en la Escuela Primaria de Hawthorn West por su condición de judío, comenzó a orinarse por las noches,  presentar fatiga, palpitaciones y comenzó a utilizar un lenguaje inapropiado para su corta edad situación que llamó la atención de sus padres.

Todo quedó claro para ellos cuando una mañana el niño desparramó su cereal en la mesa y colapsó en llanto. “Cayó al suelo, sin más”, reveló la madre.

“Mamá, no deberías amarme. Soy una rata judía sin valor. Soy una alimaña”. dijo el niño.

En el colegio se supo que desde hacía días era blanco de agresiones de todo tipo por parte de otros cinco alumnos y compañeros de clase.

Lo arrinconaban en el baño, se burlaban por su pene circuncidado, lo que llevó al niño incluso a padecer de incontinencia en plena clase con tal de evitar acudir al sanitario.

“Alimaña judía”, “judío sucio”, “cucaracha judía”, eran algunos de los insultos que impactaban sobre el menor.

La institución pareció descartar una motivación antisemita en la agresión y dieron una “solución” insólita a los padres: que el niño usara otro baño.

«Es sólo bullying, nos repetía el director». «Pero nos sentimos incómodos porque obviamente no están abordando el problema», comentó la madre del estudiante.

La Comisión de Antidifamación, organismo judío australiano encargado de monitorear el antisemitismo en el país, alertó sobre un “incremento rápido” de casos de acoso antisemita en escuelas.

Según Dvir Abramovich, jefe de dicha Comisión, las familias judías en la ciudad de Melbourne están sacando a sus hijos de escuelas públicas y los trasladan a escuelas judías debido a la inseguridad que sienten por sus hijos ante cualquier acoso, como ocurrió en ambos casos.

 

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados