«Muerte a América, muerte a Israel», fue el grito en el funeral del líder Soleimani

Miles de personas que cantaban «Estados Unidos es el gran Satanás» marcharon en una procesión fúnebre el sábado en Bagdad por el principal general de Irán y los líderes  iraquíes, que murieron en un ataque aéreo estadounidense.

Funeral del principal general iraní Qassem Soleimani y 9 iraníes e iraquíes, en Bagdad, Iraq, el sábado 4 de enero de 2020
Funeral del principal general iraní Qassem Soleimani y 9 iraníes e iraquíes, en Bagdad, Iraq, el sábado 4 de enero de 2020

El general Qassem Soleimani, murió en un ataque aéreo el viernes cerca del aeropuerto internacional de Irak causando un aumento de las tensiones regionales.

Irán ha prometido «duras represalias», lo que hace temer una guerra total.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dice que ordenó el ataque para evitar un conflicto. Su administración dice que Soleimani estaba planeando una serie de ataques que ponían en peligro a las tropas y funcionarios estadounidenses.

Soleimani fue el responsable de la política de Irán de movilizar milicias por todo Irak, Siria, Líbano, y la guerra contra el grupo del Estado Islámico. También lo culparon de los ataques a las tropas y aliados estadounidenses desde la invasión de Irak en 2003.

Ver más: Estados Unidos mata a su máximo general e Irán promete «venganza» después del ataque.

Los dolientes, en su mayoría hombres vestidos de negro, llevaban banderas iraquíes y las banderas de las milicias apoyadas por Irán que son ferozmente leales a Soleimani. También estaban de luto por Abu Mahdi al-Muhandis, un alto comandante de la milicia iraquí que murió en el mismo ataque.

La procesión comenzó en el santuario del Imán Kadhim en Bagdad, uno de los sitios más venerados del Islam chiíta. Los dolientes marcharon por las calles junto a los vehículos de la milicia en una procesión solemne.

Muchos de ellos con lágrimas en los ojos, cantaban: «No, no, América» y «Muerte a América, muerte a Israel».

Dos helicópteros sobrevolaron la procesión, a la que asistieron el primer ministro Adel Abdul-Mahdi y los líderes de las milicias apoyadas por Irán.

Las puertas de la Zona Verde de Bagdad, que alberga oficinas gubernamentales y embajadas extranjeras, incluida la estadounidense, fueron cerradas.

Irak, que está estrechamente aliado con Washington y Teherán, condenó el ataque aéreo que mató a Soleimani y lo calificó de ataque a su soberanía nacional.

El Parlamento se reunirá en una sesión de emergencia el domingo, y el gobierno ha sido objeto de una creciente presión para expulsar a los 5.200 soldados estadounidenses con base en el país, que están allí para ayudar a prevenir un resurgimiento del grupo del Estado Islámico.

Estados Unidos ha ordenado a todos los ciudadanos que salgan de Irak y ha cerrado su embajada en Bagdad, donde los milicianos apoyados por Irán y sus partidarios organizaron dos días de violentas protestas a principios de esta semana en las que entraron en el recinto.

Estados Unidos dijo que los ataques fueron en respuesta a un ataque con cohetes que mató a un contratista estadounidense en el norte de Irak, y que Washington le echó la culpa a las milicias.

Tensión entre EE.UU e Irán

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán se han intensificado constantemente desde la decisión de Trump de retirarse del acuerdo nuclear de 2015 y restaurar las sanciones paralizantes.

La campaña de «máxima presión» de la administración ha llevado a Irán a abandonar abiertamente los compromisos del acuerdo. Estados Unidos ha culpado a Irán por una ola de ataques cada vez más provocadores en la región; como el sabotaje de los buques petroleros en el golfo Pérsico y un ataque a la infraestructura petrolera de Arabia Saudita.

Irán negó su participación en esos ataques, pero admitió que derribó un avión teledirigido de vigilancia estadounidense en junio.

El sábado, aparecieron carteles en las principales calles de Irán mostrando a Soleimani y la advertencia de que a Estados Unidos le espera una «dura venganza».

La televisión iraní transmitió la ceremonia en honor a Soleimani en una mezquita de la ciudad santa chiíta de Qom, donde se desplegó una bandera roja sobre los minaretes; Las banderas rojas en la tradición chiíta simbolizan tanto la sangre derramada injustamente como el llamado a la venganza de una persona asesinada.

El presidente iraní Hassan Rouhani visitó la casa de Soleimani en Teherán para expresar sus condolencias.

«Los estadounidenses no se dieron cuenta del gran error que cometieron», dijo Rouhani. «Verán los efectos de este acto criminal, no sólo hoy sino en los años venideros».

Las potencias mundiales habían advertido el viernes que la matanza de Soleimani podría desencadenar una nueva y peligrosa escalada, y muchos llamaron a la moderación.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados