En medio de la violencia, las iglesias evangélicas se multiplican en los barrios pobres de Brasil

758

Noticias Cristianas

Marcio Antonio, pastor predica desde el púlpito de una pequeña iglesia construida en un terreno rodeado de alambre de púas y alambres eléctricos. Su mensaje es que los fieles necesitan ser testigo de los barrios marginales del poder de Dios.

El líder religioso, en un antiguo concesionario de la misma favela de Cantagalo, donde ahora es pastor de una Asamblea de Dios, sabe que la mayoría de los residentes viven en las tomas de tierras y no tienen escrituras de sus casas.

Él y su rebaño son parte de una tendencia creciente en Brasil. Las iglesias evangélicas se multiplican en los barrios pobres y las comunidades de bajos ingresos. La mayoría de ellos no tienen la estructura de los barrios en términos de salud, saneamiento, transporte y registro de propiedad.

“El gobierno no nos ayuda, por lo que Dios es la única opción para los pobres”, explica Antonio Pastor, 37 años. Vestido con un traje y corbata, como todos los domingos, Marcio nació y se crió en Cantagalo y predica regularmente a alrededor de 24 personas cada semana. Testigo de que, al igual que muchos otros jóvenes pobres, era el señuelo del dinero fácil lo que lo  llevó al tráfico de drogas antes de encontrar a Dios y dado una misión de vida.

Es en los barrios pobres y la comunidad más pobre, ignorado por el gobierno que las iglesias evangélicas ofrecen programas sociales, como la educación, la seguridad y el desarrollo económico. Entre otras cosas, ayudan a formar ciudadanos que, como expertos, ayudan a fortalecer el pensamiento conservador.

Los evangélicos son más del 20% de los 200 millones de habitantes de Brasil. Estaban a menos de 3% en 1940 según  encuestas. Es el movimiento religioso de más rápido crecimiento en el país desde hace décadas.

Jeff Garmany, profesor de Instituto Brasil en el Kings College, expresa: “Las personas que viven en estos barrios pobres tratan temas serios como los prejuicios, la pobreza y la violencia”, dice. “La incapacidad del estado para tratar adecuadamente estos problemas permite a las iglesias que crezcan y lleguen a las personas que viven en ella.

Se estima que alrededor del 20% de la población brasileña vive en comunidades con carencias y el crecimiento del porcentaje de evangélicos entre ellos ha generado un nuevo tipo de poder político.

“Las iglesias evangélicas no están ofreciendo sólo las ideas religiosas, se trata de problemas sociales con los que las personas se enfrentan cada día”, dice Garmany.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com