Más de un millón de policías se entregaron a Cristo por la predicación de sus compañeros

Una organización de policías cristianos hizo que más de 1 millón de policías se convirtieran a Cristo a través de la predicación del Evangelio en EE.UU.

Más de un millón de policías se entregaron a Cristo por la predicación de sus compañeros
Los mismos policías le predicaron a otros.

Esto se hizo en pro de que los funcionarios puedan tener una mentalidad bíblica y no recurran a medidas extremas que influyen de manera negativa en sus vidas.

Los vicios como el alcohol además del divorcio y el abuso doméstico es lo que más caracteriza a un policía. Estos funcionarios misioneros decidieron cambiar la realidad de ello.

Paul Lee, quien preside esta sociedad, trabaja a diario para llevar el mensaje transformador de Jesús a los corazones de aquellos policías que actúan como “personas perdidas”.

«Hoy perdemos gente y policías perdidos en las calles, chocando y actuando como personas perdidas, mientras Satanás aplaude de alegría», dice.

De una forma mas entendible y clara, los policías ofrecen la palabra de Dios a miles de funcionarios; su director llegó a Cristo gracias a este trabajo de muchos años.

Desde 1995, la Sociedad de Oficiales de Paz Cristianos actúa en las calles y allí conocieron a Lee, quien llevaba una vida llena de estrés y cargas por el trabajo que desempeñaba como policía. Fue Jesús quien cambió su vida haciendo que quisiera participar en todo tipo de estudios

«Comenzamos a leer las Escrituras y aprendimos a aplicarlas en las calles, lo cual fue un desafío. Si no estás leyendo la Biblia, hay momentos en que no sabes qué hacer”, expresó Lee.

Un ministerio de 24 años

Sumergido en lo que conlleva ser policía, Paul, quien creció en una hogar cristiano se alejó un poco y dejó que la corriente del mundo influyera en su carácter; pero las diversas cosas que le tocó vivir lo llevaron a rendirse a Cristo.

Luego de 24 años en la organización, puede ver como Dios trabaja en su vida cada día al llevar el Evangelio; los tratados que ellos mismos hacen tienen un alcance de 1.1 millones de policías locales, estatales y hasta nacionales.

“Estaban en el campo misionero. Es el campo misionero más maduro del mundo y no lo estamos aprovechando. No tienes que golpear a la gente con la Biblia. Simplemente mantienes la compasión de Cristo. Tu objetivo es mucho más grande que jugar a alguien en la cárcel», finalizó.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados