Joven se convierte a Cristo al instante de sentir su presencia

Un joven de Turquía ha hecho público su testimonio de como Dios llegó a su vida de manera impresionante y con fuerza, pues era víctima de la intolerancia religiosa y por tanto, su conversión fue “instantánea” como lo califica.

Joven se convierte a Cristo al instante de sentir su presencia
Joven se convierte a Cristo al instante de sentir su presencia

Omer, originario de Turquía, se convirtió a la edad de 12 años en lo que el describe como “una poderosa manifestación del poder de Dios sobre él”, pues dice que tan solo en un instante en su presencia lo hizo rendirse totalmente.

«Yo soy de Turquía y no vengo de una familia cristiana. Desde temprano empecé a investigar diferentes religiones. Me acuerdo cuando mi padre me llevó a pasear. Por alguna razón, me llevó a una iglesia … no sé por qué «, dijo Omer.

Desde su entrada al templo sintió la presencia de Dios de manera rotunda que lo hizo caer de rodillas, él oraba para que Dios le fuera revelado y con Él la verdad también, «En mi búsqueda estaba leyendo una Biblia. De repente, sentí que Jesucristo estaba delante de mí. No podía entender lo que estaba pasando. Al instante, caí de rodillas y dije,  ‘Jesucristo, creo en ti’ «, dijo el niño.

Y desde ahí, la lucha comenzó pues una familia no convertida se hizo su mayor enemigo, y fue allí cuando supo lo que verdaderamente se sentía ser perseguido por causa de Jesús, «Supe que había encontrado verdad y propósito para mi vida. Pero contar a mi familia resultaría en graves consecuencias. Fue el momento más difícil de mi vida», recuerda el chico.

A pesar de los temores, el amor a Jesús le dio coraje, «Yo oré: ‘Si quieres que diga a mis padres, ellos deben venir a mí y preguntar sobre el cristianismo’. Cinco minutos después, mi madre entró en mi cuarto y vio una cruz colgada en mi cuello. ‘¿Que es eso? ¿Te has convertido en un cristiano?! «, cuenta.

«Le dije a ella que lo que me sucedía y empezó a llorar. Era como si yo hubiera cometido asesinato. Mis padres empezaron a presionarme con golpes para hacerme retractar. Por dos años, ellos sólo me dejaron salir de casa para ir a la escuela, para impedirme ir a la iglesia. «Yo les traía vergüenza», recuerda.

Luego de dos años de intensa lucha por defender sus ideales en Cristo, pudo visitar una iglesia donde se hizo aún más fuerte un seguidor de Cristo.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados