Joven brasileño deja las drogas luego de escuchar a Dios en adoración

Julio Cezar, un joven criado en las afueras de Salvador, compartió su testimonio en un vídeo publicado recientemente en el canal de Youtube del cantante Thalles Roberto.

La grabación fue debido al proyecto de DVD «Saudade», que recoge historias de vida impactantes que involucran su ministerio.

«Recuerdo que cuando llegó el viernes, a las 5:30; que vi la puesta de sol, ya estaba triste, porque sabía que mi padre llegaría borracho y pelearía con mi madre», comentó Julio. «Terminé poniéndome al frente, porque mis hermanos se escaparon y yo me quedé».

«Eso me estaba agotando. Me convertí en una persona tranquila y, a veces, violenta. Cambié mucho en la escuela, los maestros que me querían mucho estaban sorprendidos», dijo.

«Una vez, arrojó un objeto a mi madre, fui al frente y el objeto me golpeó, me tuvieron que dar puntos. Automáticamente, cuando vio eso, me abrazó y lloró. No entendí, parecía que era él y alguien más al mismo tiempo».

El joven llevó a su familia a vivir a otro hogar, debido a los maltratos que sufrían por parte de su padre, pero lamentablemente él los volvió a encontrar y la violencia volvió a afectarles.

«Me convertí en un tipo que nunca fui: violento», dijo. “La gente me preguntaba ‘¿Pero por qué? ¡No eras así!» otros decían: «¡Vas a morir, muchacho! ¿No ves que vas a matar a tu madre? Pensaron que decir eso me ayudaría, pero automáticamente me estaban presionando, porque solo necesitaba que alguien dijera: ‘Creo en ti, sé por qué eres así, te ayudaré’. Pero nadie me entendió».

Julio llegó a pensar en suicidarse y buscar alivio en las drogas.

Fue entonces cuando apareció una evangelista; Cleide, quien ahora es pastora. Se enfrentó a Julio en un momento que él mismo consideraba peligroso: cuando inhalaba cocaína, porque la droga lo volvía aún más agresivo.

“Cuando entró, vino a hablar algunos idiomas que hoy entiendo de qué se trata. Intentaba intimidarla. Pero cuando me di cuenta, ella ya tenía su mano sobre mi corazón, con su dedo en mi cara y diciendo cosas que solo Dios y yo sabíamos”, explicó.

“En ese momento, sentí algo que nunca había sentido en mi vida. Pensé que mi alegría estaba en las drogas, pero mi alegría estaba en Cristo Jesús y ella vivía dentro de mí. Pero cuando tuve un encuentro con ella y ella me dijo algo que solo él y yo sabíamos, llegué a comprender quién era este Dios”, comentó.

Aproximadamente una semana después, Cleide regresó a la casa de Julio y lo invitó a ir a una iglesia, donde habría un servicio.

“Cuando llegué a ese lugar, me senté en la última silla, porque pensé que todos me estaban mirando. El pastor estaba predicando y de la nada, comienza a hablar, no directamente a mí, pero dijo: ‘Mira, hay un joven que vino hoy, eso fue una lucha, ¿eh joven … fumar esa olla dentro de ese baño? Fue una lucha, ¿eh joven … oler ese alfiler, dentro de ese baño? Me temblaban las piernas y dije: ‘No soy yo’ ”, dijo.

“Hasta que dijo: ‘Mira, hombre … para que sepas que soy Dios, ¿no me pediste que lo sacara? Entonces su esposa vino a hablar en lenguas y cuando tocó su mano con mi corazón, dijo: ‘He aquí, cuando saliste de la casa, me dijiste que la tomara, he aquí, llegaste al trono’. Luego me derrumbé y lloré ”, agregó.

A partir de ese momento, Julio Cezar se entregó a Jesús y comenzó una nueva historia de vida.

 

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados