Gran ataque en Arabia Saudita disminuye capacidad de producción en la mayor refinería de petróleo del mundo

Los rebeldes Huthi de Yemen atacaron este sábado con drones las dos principales instalaciones petroleras de Arabia Saudí causando importantes incendios.

Ataque con drones en Arabia Saudita
Ataque con drones en Arabia Saudita

Arabia Saudí respondió bombardeando posiciones de ese grupo terrorista  y daba ayer por controlados los fuegos, pero más tarde el propio ministro de energía admitió a través de la agencia estatal de noticias SPA, que suspendían “a la mitad” la producción de crudo, unos 5,7 millones de barriles, aunque ha asegurado que cubrirá la demanda de sus clientes con el uso de sus reservas de crudo.

Arabia Saudí dispone de una amplia red de almacenamiento tanto dentro como fuera del país (con depósitos en Holanda, Japón y Egipto) que le permiten seguir abasteciendo a sus clientes con normalidad durante semanas.

Explicó que los ataques también llevaron al cese de la producción de unos 700.000 barriles diarios de condensado de gas natural, asociados a la producción petrolera.

Más allá de las pérdidas materiales, el tercer ataque de este tipo en cinco meses pone de relieve la vulnerabilidad de las infraestructuras energéticas de Arabía Saudí ante estos grupos

Los objetivos

El objetivo de los 10 drones cargados de explosivos fueron las refinerías en Abqaiq y Khurais, según la cadena de televisión Al Masirah (bajo control Huthi). El gigante petrolero saudí Aramco tiene en Abqaiq, la mayor planta de procesamiento de crudo del mundo. Por allí pasan dos tercios de los 10 millones de barriles que produce cada día y Khurais, es el segundo mayor depósito petrolífero de esa empresa pública

De acuerdo con varios medios sauditas, la acción provocó importantes incendios en la refinería de Abqaiq, la principal planta del país, y en el campo petrolero de Khurais.

Las autoridades locales señalaron que el fuego ya fue controlado en ambas instalaciones y que no había pérdidas humanas que lamentar.

Guerra en Yemen

Un vocero del grupo de los hutíes en Yemen señaló que había desplegado una flota de 10 aviones no tripulados (drones) para perpetrar el ataque.

Yahya Sarea le dijo a la cadena al Masira TV, propiedad de los hutíes y que opera en Beirut, que habría más ataques de este tipo en el futuro.

Agregó que el ataque de este sábado ha sido una de las mayores operaciones que se han realizado dentro de Arabia Saudita y fue ejecutada «en cooperación con gente honorable dentro del reino de Arabia Saudita».

Los ataques con drones nunca habían llegado tan lejos. El mes pasado alcanzaron el campo petrolífero de Shaybah y en mayo, dos estaciones de bombeo. En ninguno de los casos se frenó la producción.

Los rebeldes dicen actuar en respuesta a los bombardeos aéreos de la coalición militar encabezada por Arabia Saudí y que desde 2015 intenta desalojarlos de Saná, la capital yemení que tomaron meses antes.

En ese contexto, resulta significativo que los Huthi hayan hecho saber que han contado con “ayuda local” para organizar los ataques de ayer. Se trata de un detalle delicado, ya que las infraestructuras atacadas se hallan en la provincia oriental, donde se concentra la minoría chií del país estimada en un 10% de los 21 millones de saudíes y que tradicionalmente se ha quejado de estar discriminada. Para el sector más ultraortodoxo del islam suní, que es la religión oficial del reino, los chiíes son quintacolumnistas de Irán.

Reacción de EE.UU

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores saudí difundido en su cuenta de Twitter, el príncipe heredero Mohamed bin Salman ha trasladado al presidente de EEUU Donald Trump que cuentan con «la voluntad y la capacidad para afrontar y tratar esta agresión terrorista».

Por su parte, el dirigente estadounidense se ha mostrado dispuesto a colaborar en «todo» aquello que ayude a su seguridad y estabilidad, al tiempo que confirmó el impacto de los ataques de esta mañana en la economía de EEUU y el mundo.

Asimismo, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo ha acusado a Irán de sendos sabotajes que ha calificado de «un ataque sin precedentes contra el suministro de energía internacional».

«No existe ninguna prueba de que los ataques procedan de Yemen», ha insistido. «Teherán se halla detrás de cerca de un centenar de ataques contra Arabia Saudí mientras Rohani y Zarif fingen apostar por la diplomacia», ha denunciado.

En respuesta a estas acusaciones, el ministerio de asuntos exteriores iraní ha negado el domingo la implicación de su país en los ataques, y ha denunciado planes de los servicios de inteligencia para «destruir la imagen» de Irán.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados