Ex-indigente ahora misionero, ayuda a indigentes en las calles de Brasil.

303

Noticias Cristianas

ex-mendigo-misionero-ayuda
Eduardo Da silva predica y ayuda a los indigentes de la comunidad.

Porto Alegre_Brasil.- Jose Eduardo Da Silva ahora de 30 años, vivió en la calle durante 3 años, victima de las drogas abandonó a su hija y a su familia motivando por las falsas amistades que lo rodeaban. Hoy da testimonio de como su vida cambio luego de conocer a Cristo.

Da Silva mejor conocido como Eduardo, explica lo que sucedía en su vida; “Deseaba sentirme libre y hacer lo que quisiera sin sentir culpa” trae a memoria la cantidad de droga que consumía diariamente, vagando por las calles de la comunidad de Porto Alegre.

“Me había convertido en un desecho humano, con la ropa rasgada, drogado, lleno de orina y heces, mi piel cubierta de barro, nadie soportaba estar cerca de mi, ni siquiera otros mendigos”.

Pero actualmente Eduardo se encuentra recuperado a un 100% de la vida precaria que llevaba, y hoy es un misionero que ayuda a las personas que viven en condiciones similares a las que el vivió.

Da Silva es fruto de la obra social dela Iglesia Evangélica Templo al sur de Porto Alegre, y aunque en un principio el no estaba interesado en el evangelio, reconoció que solo allí su vida podría cambiar.

ex-mendigo-ahora-evangelico
El misionero reparte alimentos junto con la iglesia y lleva el mensaje de salvación

La iglesia Evangélica jamás desistió de ofrecerle ayuda, por eso el atribuye su maravillosa rehabilitación a la fe. La sociedad se hace de la vista gorda respecto a la gente callejera, los indigentes son invisibles, por eso el haber vivido en las calles le hizo entender que estas personas necesitan atencion.

Hace aproximadamente un año que Eduardo creo el proyecto Misión y Evangelismo Valiente de David, en el cual conjuntamente con la iglesia llevan hasta el momento 20 cajas de alimentos a las personas necesitadas, además realizan un servicio donde oran por los indigentes y drogadictos y les dan el mensaje de Jesucristo, este proyecto ha logrado alcanzar incluso a las aldeas que viven en extrema pobreza.

“Esta labor cambiará el curso de la vida de estas personas así como sucedió conmigo, si muero y tan sólo una persona es recuperada sé que valdrá la pena”, asegura Eduardo.

Da Silva vive de las ofrendas que le dan como misionero, y continua anunciando el evangelio en las iglesias de todo el estado. Su mayor de deseo es poder repartir hasta 200 cajas de alimentos diariamente y ver rehabilitados a todas las personas que son atendidas por esta labor.

Fuente: GospelPrime

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com