El presidente de los EE.UU. Donald Trump es criticado por decir que “la fe es más poderosa que el gobierno”

5146

Después de que el presidente Donald Trump celebró el Día Nacional de Oración en la Casa Blanca el jueves, firmó una orden ejecutiva, creando una “inactiva de fe”, que sería un programa federal para estimular las actividades de grupos religiosos.

En su discurso en el evento, Trump hizo varias declaraciones, pero la frase “La fe es más poderosa que el gobierno y nada es más poderoso que Dios” no cayó bien para sus opositores. Para algunos políticos, la frase sería una admisión de que el gobierno del republicano es “débil”.

Al mismo tiempo, parte de los medios estadounidenses alega que el presidente está violando la separación entre Iglesia y Estado.

Curiosamente, los mismos medios de comunicación en el pasado elogiaban a Barack Obama todo hizo que él pedía más “tolerancia” hacia los musulmanes y destinó millones de dólares a programas “humanitarios” en países de Oriente Medio, sin que hubiera ningún control de cómo esos fondos se utilizaban.

La orden ejecutiva de Trump da fuerza a “aquellos que trabajan en la promoción de programas comunitarios, ofreciendo soluciones más efectivas para la pobreza y cubriendo cualquier fallo del poder ejecutivo en garantizar la protección a la libertad religiosa”.

El vicepresidente Mike Pence explicó que la idea es para asegurar que el gobierno federal es “socio” de los grupos religiosos en diversos programas.

Al ser criticado por estar beneficiando sólo a cristianos, Pence dijo que la iniciativa no está restringida a una única confesión, sino que es natural que beneficie a la religión mayoritaria de los estadounidenses.

Al hablar sobre las acusaciones de hipocresía, por Trump celebrar el Día Nacional de la Oración mientras está acusado de comportamiento sexual indebido, en relaciones con actrices porno, Pence dice que la gente no conoce todos los hechos.

Las oraciones ocurren regularmente en la Casa Blanca. Esta es una de las cosas más significativas para mí, ya sea reuniones públicas o no, ya perdí la cuenta del número de veces que el presidente me golpeó, o golpeó a otro miembro del gabinete y dijo: ‘Vamos a empezar este encuentro con oración’, revela .

Deja tus comentarios sobre esta noticia

Noticias Cristianas

Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com