«Cristiano y servidor de Cristo», la historia que no todos conocen de George Floyd

Acontecimientos como este suelen convertirse en titulares que llaman la atención de muchos. Y el caso de George Floyd, quien tiene una historia con la fe no es la excepción.

"Cristiano y servidor de Cristo", la historia que no todos conocen de George Floyd
George Floyd (quien sostiene la Biblia) junto a otros amigos.

El norteamericano murió ahogado por tener la rodilla de un oficial de policía en su cuello; todo ocurrió en Minneapolis el pasado lunes.

Si bien la mayoría de los estadounidenses lo conocen a través de imágenes de teléfonos celulares que capturaron sus momentos finales, otros lo conocen por su trabajo ministerial.

En Houston, su ciudad natal, sabían que era una «persona de paz» que, durante décadas, fue mentor de hombres jóvenes que vivían en áreas difíciles; según informa Christianity Today.

«Él dijo: ‘Me encanta lo que estás haciendo. El vecindario lo necesita, la comunidad lo necesita, y si ustedes se ocupan del negocio de Dios, entonces ese es mi negocio’”, recordó Corey Paul Davis, un artista de hip-hop que también era amigo personal del fallecido.

«Él dijo: ‘Lo que sea que necesiten, donde sea que tengan que ir, díganles que Floyd dijo que están bien. Los tengo a todos’”.

Cambiando un pasado oscuro

Ciertamente Floyd tenía antecedentes penales propios y estuvo por algún tiempo tras las rejas por posesión de drogas y robo a mano armada.

Pero había cambiado su vida. El portal Faithwire lo cataloga como un ejemplo de lo que significa ser rehabilitado.

En 2018 se mudó a Minneapolis con la esperanza de cambiar su historia y dejar atrás su pasado. Según el Houston Chronicle, trabajó en el ministerio durante casi una década en su ciudad natal.

Durante su tiempo en Texas, Floyd realizó varias contribuciones. Dirigió una promoción de baloncesto en Third Ward y ayudó a Resurrection Houston, una iglesia emergente en ese momento.

En un vídeo sin fecha y ahora viral, el norteamericano suplicó a los hombres jóvenes de la próxima generación que bajaran sus armas y detuvieran la violencia.

«Nuestra generación joven está claramente perdida, hombre», dijo Floyd. “Ni siquiera sé qué decir. … Es evidente que la generación después de nosotros, hombre, está tan perdida».

Para aquellos jóvenes que salen, pensando que son duros por portar un arma, George agregó: «Ven a casa, hombre. Algún día, serás tú y Dios. Estás subiendo o bajando, ¿sabes lo que digo? Eso será todo. … Mi corazón duele».

Lamentablemente, toda la historia de este hombre terminó hace poco tras perder la vida. Pero se cree que ha dejado un legado.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados