Alaban a Dios al ser declarados inocentes tras haber pasado más de 30 años en la cárcel

Después de pasar más de 30 años en la cárcel de manera injusta, 3 hombres fueron exonerados de la pena que les tocaba cumplir en Baltimore, EE.UU.

Alaban a Dios al ser declarados inocentes tras haber pasado más de 30 años en la cárcel
Fueron exonerados por la comprobación de las pruebas falsas que tenían en su contra.

Andrew Stewart, Alfred Chesnut y Ransom Watkins, fueron encarcelados cuando tenían 16 años en 1983 por el asesinato de Dewitt Duckett en Harlem Park Junior High School.

Este lunes fue su liberación y los tres adoraron a Dios como nadie, por haber recibido este milagro que tanto habían esperado.

«Realmente no tengo palabras para decir, pero simplemente le doy gracias a Dios», dijo Andrew Stewart.

Fueron exonerados de la pena de un crimen no cometido

Alaban a Dios al ser declarados inocentes tras haber pasado más de 30 años en la cárcel
El diario reseñaba en 1983 que ellos tres habían matado a un muchacho.

La corte de Baltimore y su juez, Charles J. Peters, declaró inocentes a los tres hombres y les pidió disculpas por esta situación tan grave.

«En nombre del sistema de justicia penal, y estoy seguro de que esto significa muy poco para ti, voy a pedir disculpas», dijo Peters.

La madre de Andrew, Mary Stewart, también dio la gloria a Dios por haber visto a su hijo luego de tantos años sin verse.

“Esta es la primera vez que puedo abrazar a mi hijo en unos 20 años. Esto es maravilloso. Dios bendiga, Dios es bueno todo el tiempo, no a veces, sino todo el tiempo», dijo.

La presión constante de Chesnut fue positiva para su liberación

Según los medios que hicieron cobertura al caso, las exoneraciones hechas por el juez se hicieron por la presión que siempre mantuvo Alfred Chesnut, para que se revisara el caso y se aclarara la situación.

La fiscalía de Baltimore descubrió que tanto los testimonios como las evidencias fueron falsas, pues tenían testigos falsos que lograron encarcelar a los tres jóvenes en aquel entonces.

«Siempre soñé con esto. Mi madre, esto es a lo que se ha aferrado para siempre. Ver a su hijo volver a casa», dijo Chesnut.

Los tres hombres dieron clases de Biblia estando en la cárcel

Desde el lugar en que todos estaban, sirvieron a Dios impartiendo clases de Biblia y aceptando si era la voluntad del Señor el que se quedaran en ese lugar.

«Si aquí es donde Dios quiere que descanse mi cabeza por el resto de mi vida, aquí es donde voy a servir a Jesucristo por el resto de mi vida», se dijo Stewart un día durante la clase de Biblia.

Los tres hombres actualmente ya están con su familia y limpiaron su nombre de un crimen no cometido.

Deja tus comentarios sobre esta noticia
Si desea reproducir esta noticia, por favor mencione a BibliaTodo.com
Artículos Relacionados